Ayer por la noche volvimos a ver una película que podía haberse convertido en un clásico desde su estreno.

Nos referimos a “En La Carretera” (“On The Road“, 2012), la adaptación cinematográfica de una de las obras cumbre de la literatura estadounidense del siglo XX, y quizás la obra más representativa tanto del movimiento conocido como “generación beat” como de su autor, Jack Kerouac.

"En La Carretera" ("On The Road", 2012)

Como es bien sabido, la novela es de carácter autobiográfico y los personajes están basados en personas reales: Sal Paradise es el seudónimo de Jack Kerouac, Dean Moriarty es el seudónimo de Neal Cassady…

"En La Carretera" ("On The Road", 2012)

Sinopsis

Al poco de morir su padre, Sal Paradise, un neoyorquino de origen canadiense que aspira a ser escritor, conoce a Dean Moriarty, un ex convicto de personalidad arrolladora, que mantiene una lujuriosa relación con Marylou.

"En La Carretera" ("On The Road", 2012)

Sedientos de libertad y decididos a huir de la rutina y la monotonía, los dos amigos, junto con Marylou, emprenden un alocado viaje al oeste. A ese viaje le seguirán otros.

Paradise irá narrando las aventuras que les depararán los miles y miles de millas de asfalto recorridas y la gente a la que irá conociendo en el transcurso de cada uno de esos viajes.

La primera adaptación de la novela de Kerouac en décadas

Estamos ante la primera adaptación de esta influyente novela en muchas décadas.
Aunque solo sea por ese motivo, es un film que merece la pena ser visto, al menos una vez.

La película está dirigida por el Walter Salles. El guión fue adaptado por José Rivera y el film fue producido por Francis Ford Coppola, quien durante muchos años ha estado interesado en llevar a la gran pantalla esta novela.

Un film impecable

Además, técnicamente es un film impecable. Las escenas están rodadas con muy buen gusto. La sugestiva fotografía se acerca más al estilo actual de un sofisticado anuncio de agencia de viajes que al estilo convencional de una road movie. Es precisamente en ese apartado donde la película brilla con luz propia.

La interesante banda sonora está reservada solo a los oídos más exigentes. En ella encontramos incluso una lectura original de Kerouac y algunas joyas del jazz:

Un cierto aire frívolo

En cuanto al ritmo de la narración, nos ha resultado un tanto acelerado e inconexo, pero quizás es el resultado de comprimir muchos meses de vivencias narradas por Kerouac en su novela (quiense caracterizó en esta obra por su estilo fluido), en tan solo dos horas de metraje.

"En La Carretera" ("On The Road", 2012)Al final, el film resulta frío y un tanto superficial. Con un gran lustre técnico, pero superficial en su mensaje.
Salles no consigue transmitir el espíritu, la poesía, el vértigo del jazz de la obra de Kerouac
.

Lo que quizás le otorga un aire frívolo son los personajes y algunas de las situaciones. Personajes como Kerouak, Cassady, Gingsberg o Burroughs, que han marcado a varias generaciones, llevados a la pantalla se quedan en tan solo el retrato de una pandilla de tontos vanidosos. Mucha pose y poca profundidad.

"En La Carretera" ("On The Road", 2012)

Salles se limita a reproducir clichés del movimiento beat, desaprovechando la oportunidad de trasladar la visión personal de Kerouac sobre sus viajes y sus extrañas compañías, así como el momento de profundo cambio cultural en la sociedad estadounidense. De ese modo, el resultado final se queda tan solo en un film que narra las andanzas de un grupo de postadolescentes arrogantes, vividores y narcisistas. Más hipster que beat.

Un reparto producto del marketing

El director eligió un reparto lleno de actores noveles (quizás nuevas promesas) y, quizás como estrategia de marketing, lo acompañó de algunas figuras muy destacables, como Viggo Mortensen, Steve Buscemi o Kirsten Dunst, que aseguraran algunos titulares en prensa y algo de taquilla de sus fans.

"En La Carretera" ("On The Road", 2012)

"En La Carretera" ("On The Road", 2012)

"En La Carretera" ("On The Road", 2012)

El caso más curioso es el de Kristen Stewart, famosa por su papel en numerosas películas, sobre todo en la saga “Crepúsculo“. Si bien, Salles aseguró en una entrevista que había decidido contar con ella desde que la vio en “Hacia Rutas Salvajes“.

"En La Carretera" ("On The Road", 2012)

Esperemos que la versión cinematográfica de “Big Sur” sea más acertada…

"En La Carretera" ("On The Road", 2012)

El coche utilizado en el rodaje

Por cierto, el Hudson Commodore de 1949 utilizado en el rodaje de la película está en el Museo Beat de San Francisco (en North Beach).

El coche de "En La Carretera" ("On The Road", 2012)

El coche de "En La Carretera" ("On The Road", 2012)

El propio Garrett Hedlund lo condujo hasta allí y puede ir a visitarse. Está cubierto de polvo de 5.000 millas de caminos recorridos, la única condición que puso el director cuando lo donó al museo. Lo que el propio Salles llama sagrada suciedad de América” tal cual quedó tras el rodaje.

Éstas son algunas de nuestras fotos tras visitar el Museo Beat de San Francisco en 2014:

Visitando el "Museo Beat" y el coche de "En La Carretera" ("On The Road", 2012)

 

Actualización del 28 de julio de 2015:

Ayer acabamos de ver la versión extendida de este film (en versión original subtitulada, pues doblada no hemos podido conseguirla) y, aunque hace que el guión se vuelva algo más enrevesado, es aún más fascinante desde el punto de vista estético.

 

Deja un comentario