Tras una visita a Osaka, una de las ciudades más futuristas de Japón, acabamos de consultar el correo.

Yas nos avisa de que hoy no puede quedar con nosotros.

A pesar de que la operación de su padre de hace unas semanas salió bien, han aparecido algunas complicaciones y el propio Yas no espera un feliz desenlace.

Esperemos que esté equivocado y todo acabe bien.

Deja un comentario