Hoy hemos podido leer otro interesante artículo sobre Seattle escrito por Mariano Lozano.
En principio, nosotros no somos muy de senderismos y cosas así, pero creemos que es muy buena información por si a alguien le apetece irse hasta la frontera entre Estados Unidos Canadá a disfrutar de la naturaleza…

Aquí tenéis el artículo:

Senderismo cerca de Seattle

Pocas ciudades en el mundo tienen tan cerca rincones naturales prácticamente vírgenes como Seattle. En un día despejado, bien es cierto que no se frecuentan, se pueden ver ahí mismo las montañas de la Olympic Peninsula, la cordillera de las Cascades o el Mount Rainier. Por ello, es un destino principal de vacaciones para aquellos que aman la naturaleza en estado semisalvaje y disfrutan de ella.

Si nos centramos en el senderismo, las posibilidades en este estado son infinitas. En particular, con la llegada del buen tiempo, es la actividad principal que se desarrolla por los cientos de rutas que se ramifican por todo el área. Todas ellas de una belleza indescriptible, salvaje, brutal para los sentidos, que te llevan en invierno a lugares de un silencio sobrecogedor o a aspirar perfumes embriagadores en la tardía primavera.

El propósito de este artículo es dar un repaso general a las diferentes zonas en las que se pueden agrupar las rutas senderistas.

  • Parques de Seattle: quizás la más obvia y, por supuesto, cercana. No te puedes hacer una idea de las sorpresas que puedes encontrar a sólo unos pasos de casa.
  • Bellevue y el Eastside: al otro lado de Lake Washington se ha desarrollado con fuerza una zona suburbana que sin embargo ha sabido preservar espacios naturales con altísimo interés ecológico.  Cougar Mountain (Bellevue)
  • Snoqualmie Pass: a sólo unos kilómetros de Seattle, se ha convertido en el punto más accesible para realizar rutas cortas. A pesar de la masificación, el entorno es espectacular durante todo el año, vistas panorámicas sobre medio estado y la mayor concentración de cataratas de Cascade Mountains, lo cual puede dar una idea de por dónde van los tiros.
  • Kitsap Peninsula y Whidbey Island: entre Seattle y las Olympic Mountains se encuentran estos destinos, no muy explotados, pero con gran riqueza natural. Se trata de senderismo a nivel del mar, con destinos como Hood Canal, importantísimo centro pesquero de ostras.
  • Steven Pass: al norte de Seattle, esta zona también comunica con el Este, sin embargo sus escarpadas montañas restringen su recorrido a montañeros más expertos. Aquí puedes encontrar rutas de ensueño como las riberas de Lake Serene y también restos históricos como las minas abandonadas de Silver Creek.
  • Granite Falls: desde este pueblo entramos en Snohomish County. Desde aquí no hay camino posible hacia el Este. Una carretera parece intentarlo y se interna en la cordillera serpenteando por los ríos y haciéndose la perezosa entre las montañas hasta el punto de convertirse en uno de los más bellos caminos de la región, el Mountain Loop Highway. Desde aquí se inicia un clásico: la subida al Mount Pilchuck, desde donde se divisa todo el estado de Washington.
  • Mount Rainier National Park: sin duda, la joya de la corona. A pesar de ser un destino prioritario para todos los amantes de la naturaleza y el montañismo, sigue ofreciendo bosques centenarios, furiosas cascadas y glaciares para disfrute de todo tipo de visitantes. En un sorprendente equilibrio se mantiene la invasión humana con la explosión natural. Es una experiencia de tal calibre que es capaz de hacer lo único, repetible. Olympic Mountains

Las montañas de la Olympic Peninsula y el North Cascades National Park Cascades son también únicas para el senderismo, pero ya quedan más alejadas de la ciudad y por tanto acometeremos su estudio más adelante.

Por supuesto no hay que salir a la montaña sin un buen mapa o una topoguía. Igualmente es muy importante tomar nota de las diferentes recomendaciones de las asociaciones de montañismo de la región. Otros detalles a tener en cuenta pueden ser los siguientes:

La acampada, a diferencia de España, es libre por defecto siempre que no sean parcelas privadas o haya especiales restricciones. Siempre hay que consultarlo antes.
El clima es tremendamente cambiante en esta zona de EEUU, especialmente en las montañas. En junio de este año (2008) una inesperada ventisca llevó a la muerte a un experimentado montañero y casi a otros dos en Mount Rainier, a unos kilómetros de Seattle. Parece increíble que esto pueda pasar, pero pasa. Consulta antes de salir los partes meteorológicos especializados para montaña, como los del US Forest Service, por ejemplo y sigue siempre todas las recomendaciones. El mejor montañero es el que vuelve y te lo cuenta
Se puede acceder en coche hasta el inicio de muchas rutas, sin embargo o no hay sitio para dejarlo y/o se requiere un permiso de aparcamiento que emite el correspondiente organismo gestor. Esto es un poco complicado al principio: hay montes que los gestiona el organismo federal National Park Service, como el Mount Rainier o Olympic Mountains Park. Otros son gestionados por organismos estatales, como el Washington State Parks. Entérate con tiempo si hace falta pedir permiso de aparcamiento, pues lo puedes solicitar online en todos ellos, pero te lo envían a casa.

Deja un comentario