Una de las cosas que más me gusta hacer cuando viajamos por el oeste de Estados Unidos es salir por la mañana de la ciudad en la que hemos dormido conduciendo el descapotable y sonando música malota.

Quizás es que he visto demasiadas películas, pero la sensación es indescriptible. Sobre todo si además haces un pequeño derrape…

Deja un comentario