Ayer por la noche vimos “Quemar Después de Leer” (“Burn After Reading“, 2008), de los hermanos Coen.

…y todo gracias a que Transi, una compañera de trabajo, me habló de la existencia de esta película, que yo desconocía.

SinopsisCartel original de "Quemar Después de Leer" ("Burn After Reading", 2008)

Ozzie Cox (John Malkovich) es un agente de la CIA del más alto nivel que, tras ser degradado, decide dejar el trabajo y escribir sus memorias con la intención de publicarlas.

El problema surge cuando su mujer (Tilda Swinton) le roba el CD en el que tiene grabados los archivos confidenciales de los que habla en sus memorias, llegando a parar dicho CD a manos de unos empleados de un gimnasio (Brad Pitt y Frances McDormand) que, en su ignorancia, creen ver una fabulosa oportunidad de chantajear a Cox para sacarle una enorme cantidad de dinero por el rescate.

Dado que Cox, hombre temperamental, decide no seguirles el juego, acuden a la embajada rusa para intentar vender allí el CD.

"Quemar Después de Leer" ("Burn After Reading", 2008)Pero además la esposa de Cox, Katie hace tiempo que mantiene una aventura con Harry Pfarrer (George Clooney), un agente federal casado, con lo que, al ver el declive de sumarido, empieza a hacer planes para dejarle por Harry.

Por si todo esto fuera poco, la CIA comienza a seguir a Cox porque no se fía de sus intenciones, y empieza a ver el entuerto que se está desarrollando, sin entender muy bien cuáles son los motivos, por lo que comienzan a pensar que se trata de un caso de espionaje internacional.

A partir de ahí se desarrolla un descontrolado torrente de inverosímiles acontecimientos que dan paso a una historia al más puro estilo de los hermanos Coen, de otros éxitos como “El Gran Lebowski” o “Arizona Baby“.

Basada en una novela

El guión está basado en la novela “Burn Before Reading: Presidents, CIA Directors, and Secret Intelligence” del ex jefe de la CIA Stansfield Turner.El claustrofóbico y conservador ambiente de Washington D.C.

Los Cohen presentan otra de esas descerebradas comedias de enredo, en este caso, ambientada en el claustrofóbico y conservador ambiente de Washington D.C.

 

Idiotez en las altas esferas de Washington D.C.

Uno de los aspectos que subyacen en la película es que prácticamente todos los personajes son idiotas y se comportan como adolescentes a pesar de su, en algunos casos, avanzada edad. Además, a su creciente estupidez se añade una insostenible farsa sexual. El resultado es salvaje, crudo, pero muy divertido.

John Malkovich en "Quemar Después de Leer" ("Burn After Reading", 2008)El espectador presencia el mundo desde el punto de vista de la CIA, contemplando a la gente mientras se pregunta cuáles son los motivos por los que actúan de esa manera.

 

 

 

Un reparto de verdadero lujo

John Malkovich en "Quemar Después de Leer" ("Burn After Reading", 2008)

George Clooney en "Quemar Después de Leer" ("Burn After Reading", 2008)Como se puede ver, la película incluye un reparto de lujo. No solo por las populares figuras de Brad Pitt y George Clooney quienes, desde que rodaran Ocean’s Eleven parece querer relacionarse sistemáticamente, sino también y sobre todo por el genial John Malkovich, una leyenda del séptimo arte, con una extensa carrera llena de éxitos.

George Clooney envejece, pero no madura. El propio Clooney explica en una entrevista:Brad Pitt en "Quemar Después de Leer" ("Burn After Reading", 2008)

Harry no es muy diferente de los tontos a los que he interpretado en otras películas de los Coen. Es un triste, un tarado, pero también es malvado, algo que no era Everett en “O Brother“. Aullaba de risa mientras leía el guión. Es de locos. Me dejé barba tal como requería el personaje, me presenté al rodaje y por fin tuve la oportunidad de trabajar con Fran.

El papel de Pitt es uno de los más divertidos y también uno de los más estúpidos.J. K. Simmons en "Quemar Después de Leer" ("Burn After Reading", 2008)

En el reparto también aparece J. K. Simmons, que recordamos de “Spiderman“, y Frances McDormand en un divertido papel.

Aunque la historia transcurre en Washington D.C., la mayor parte del rodaje tuvo lugar en Nueva York y Nueva Jersey.

Por cierto, atentos a la frase final del jefe de la CIA, el mejor resumen de todo presenciado. ¡No tiene desperdicio!

"Quemar Después de Leer" ("Burn After Reading", 2008)

 

Deja un comentario