La decisión está tomada.

Las últimas semanas han sido muy difíciles para nosotros. De hecho, han sido posiblemente las peores semanas de nuestra vida.

Ahora, tras el mal trago, volvemos a ser los mismos que éramos. 

Las dificultades están para ser superadas, y así hemos hecho.

 

Con la vista puesta en el futuro, nuestra brújula señala de nuevo hacia el Este.

Por supuesto, no es una huida, sino simplemente un momento en el que respirar profundamente y comenzar un nuevo año que esperamos que nos reserve maravillosos momentos.

 

 

Por cierto, ¡feliz 15!

Deja un comentario