Hoy, una importante noticia científica probablemente pase desapercibida.

En unas horas recibiremos la mayor explosión solar registrada desde 2005.

Después de ver películas como "Señales del Futuro" y de encontrarnos muy sugestionados por todo el asunto del año 2012, de las predicciones del calendario chino, y de las predicciones de los Mayas, la verdad es que esta noticia es, cuando menos intrigante e inquietante.

¿Qué ha pasado?

Las manchas solares 1.401 y 1.402 siguen en plena actividad, tras haber emitido dos potentes llamaradas, una contra Venus el pasado 17 de enero y otra contra la Tierra los días 20 y 21.

El pasado domingo 22 de enero provocaron una tercera erupción, una gran llamarada solar en la región central del Sol, que produjo una eyección de masa coronal extremadamente rápida, y que nos alcanzará a lo largo del día de hoy.

¿Y qué puede pasar?

Una explosión solar como la que recibiremos hoy puede provocar fallos en los ordenadores de a bordo de los satélites artificiales en órbita y en las comunicaciones de radio.

El fenómeno tiene la potencia suficiente como para interferir en los satélites de comunicaciones de órbita polar, causando imprevisibles problemas.

Podría también afectar a algunos vuelos comerciales debido a que provocará la mayor tormenta geomagnética que se conoce en nuestro planeta desde el año 2005.

La tormenta geomagnética podría afectar también a las refinerías de crudo y a las comunicaciones de las misiones científicas en el Ártico.

Dichos riesgos se mantendrán hasta mañána, miércoles.

Además, la intensidad del fenómeno garantiza espectaculares auroras boreales, incluso mucho más al sur de lo que es habitual.

Aurora boreal vista desde el Yukón

Datos de la explosión

El pasado domingo 22 de enero, una gran llamarada solar en la región central del Sol produjo una eyección de masa coronal extremadamente rápida, viajando a una velocidad 6,4 millones de km. por hora.

La erupción solar fue de clase M8,7, mucho más potente que las dos anteriores (C6 y M3). Las llamaradas solares se clasifican, según su intensidad, con las letras A, B, C, M y X seguidas de un número del 1 al 9. Una M8,7, por tanto, casi alcanza la intensidad máxima.

Según datos de la NASA, la eyección de masa coronal (una nube de partículas y radiación ardiente expulsada por el Sol) se movía ayer a más de 2.253 km. por segundo en dirección a la Tierra, y se calcula que golpeará la magnetosfera terrestre, el escudo magnético natural que protege a nuestro planeta de esta clase de eventos, hoy martes.

Por lo que respecta a la tormenta geomagnética (la perturbación de la magnetosfera causada por la nube de material solar), será la mayor que sufra nuestro planeta desde 2005. A pesar de ello, su intensidad se considera "medio alta", por lo que se la ha clasificado como "fuerte", pero no como "severa" o "extrema".

 

Fuente: ABC

 

Deja un comentario