Volviendo de Seattle hemos tenido que soportar durante el vuelo un remake vomitivo.

Karate Kid” es uno de los títulos más emblemáticos del cine juvenil de los ’80. Veinticinco años después, Hollywood pretende hacer caja con una nueva versión que, en realidad, equivale a quedarse con la cabeza de la gamba. Y además huele a podrido.

El popular chino Jackie Chan (¡cómo no!) protagoniza este ¿film? junto con el hijo más promocionado del cine actual, Jaden Smith, vástago de Will Smith, quien se está dejando la vida (y la imagen de buen actor tan duramente conseguida) y la imagen pública en promocionar a su hijo a toda costa (quizás no quiere que tenga que pasar por el difícil trance de estudiar y buscar un empleo digno).

"Karate Kid" (2010)

A Jaden Smith ya tuvimos la oportunidad de verle en un papel mucho más creíble (aunque lacrimógeno) en la película “En Busca de la Felicidad“. Por entonces, algo hacía presagiar que el otrora rapero ganador de un grammy intentaría meternos a su hijo hasta en la sopa.

Si ruborizante ha sido la campaña de promoción que ha traído a padre y a hijo hasta España, más lamentable es la película en sí.

Tomando el argumento de la inolvidable película de 1984, se elimina de ella todo lo que tenía de interesante (filosofía, enseñanzas, preciosa banda sonora) para dejarnos un producto de videojuego para descerebrados adictos al Blockbuster.

Sí, se trata de un chico que se traslada (pero no a Los Angeles, sino a China). Sí, se enamora de una chica. Sí, se meten con él los estudiantes de una escuela de lucha. Y sí, un viejo maestro de artes marciales le ayuda a prepararse para un campeonato. Por último, sí, la película acaba en un combate.

"Karate Kid" (2010)Hasta ahí los pocos parecidos que esta película presenta con respecto a la original.

Pero son demasiadas las diferencias como para que compartan el mismo título.

Primero, el arte marcial que se practica en toda la película es Kung Fu, lo que a todos nos ha hecho plantearnos la misma pregunta ¿por qué Karate Kid y no Kung Fu Kid? La respuesta está clara: así pensaron titularla, pero había que vender un producto cuyo título vendiera por sí solo. Toda una confusión querida por los encargados de marketing. Además, ya existe una serie titulada Kung Fu Kids

Luego tenemos la ciudad de acogida. Ya no es Los Angeles, sino Pekín. Con toda probabilidad hayan llovido millones de yuanes procedentes de China a los productores de la película para que rodaran este bodrio que, más que una historia interesante o al menos entretenida, resulta ser un catálogo promocional de turismo en China.

"Karate Kid" (2010)Además, las evidentes diferencias entre el maestro intepretado por Pat Morita y el interpretado por Jackie Chan, antiguo doble de algunas películas de Bruce Lee, son tantas que preferimos dejar su comentario para otro momento.

Pero quizás lo peor es el substrato filosófico. En la película original, Daniel Larusso, un chico tímido y confundido en su nueva ciudad de acogida, aprendía karate, pero sobre todo, aprendía a estar más seguro de sí mismo, a ser más pausado y menos impetuoso, a tener más respeto y, sobre todo, a ser un poco japonés.

Pero en el lamentable remake, Dre (que así se llama el hijo de Smith) llega a Pekín con muy pocas ganas de asimilar la cultura y adaptarse, y acaba la película ganando una pelea, pero siendo el mismo yanki insoportable del principio.

Mientras la veíamos, recordé el capítulo de “Cómo Conocí a Vuestra Madre” en que Barney aseguraba que Karate Kid era una película muy triste porque el verdadero karate kid perdía el combate final, y no pude por menos que desear que en ésta pegaran y machacaran al cansino de Jaden Smith.

"Karate Kid" (2010)

No cabe duda: alguien pretende tomarnos el pelo.

Si a todo eso añadimos la colección de postales de China que nos meten por los ojos, estamos ante un subproducto de ínfima calidad y muy poco respeto al público, al que los responsables de la cinta ven como una enorme cartera llena de billetes.

Por todo ello, concluímos que este pretencioso remake es un truño de proporciones bíblicas,

Por favor, evitadla.

 

Deja un comentario