"YO (y solo yo) sobreviví al gran terremoto"

Esta frase podría resumir el mensaje que, desde algunos blogs y algunas cuentas de twitter, se lanzó a internet durante las horas siguientes al terremoto registrado en Tohoku (Japón) el pasado viernes 11 de marzo.

Un puñado de españoles que residen en Japón (aunque, por supuesto, no todos) inundaron la red mediante mensajes apocalípticos en twitter y mediante crónicas del fin del mundo en blogs, rayando algunas lo frívolo.

 

El terremoto NO tuvo su epicentro en Tokio

Lo primero que me gustaría que quedara claro por si, después de casi una semana, no ha quedado claro, es que el terremoto se produjo en Sendai, y se sintió, en su máximo nivel, en Miyagi. En Tokio, el terremoto fue de una intensidad de alrededor de 6.

No le resto importancia a este dato, pero creo que fue una vil utilización de un dato, el de "el mayor terremoto de la historia reciente de Japón", para intentar saltar a la palestra.

 

Frivolidad y vanidad a partes iguales

Además, me parece un insulto frívolo y una falta de sensibilidad y respeto hacia los cientos de miles de personas afectadas por el terremoto y posterior tsunami que arrasó numerosas poblaciones del noreste del país.

Tenemos amigos japoneses que viven en Niigata, e incluso una amiga cuyo novio vive en Iwate, y cuya familia es de Fukushima. Sabemos lo mal que lo están pasando, sin apenas comida ni agua; con algún familiar muy grave por pulmonía (no hay energía para calentarse y están en pleno invierno). Todo lo anterior, como podrá comprenderse, nos suena estúpido y frívolo.

No es la primera vez que determinado (y conocido) grupito de españoles residentes en Japón intenta acapar toda la atención.

Ya lo han hecho durante largo tiempo con frívolos artículos de blog que enmascaran la realidad de ese país, parapetados con el famoso comentario "mi visión de Japón".

Pero ese exceso de egocentrismo y vanidad se disparó el pasado viernes, cuando twitter y algunos blogs comenzaron a llenarse de mensajes como (y NO cito textualmente) "pensamos que esto era el fin" o "he sobrevivido a esto. Ahora soy capaz de sobrevivir a cualquier cosa".

Nos marean con sus datos de visitas a sus blogs, con si salen o no salen en televisión, con si la tienen más larga que el resto…

Obviamente, son libres de escribir lo que les dé la gana, y nosotros, libres de leer sus, en ocasiones, estupideces. Otra cosa bien distinta es que nos las creamos.

Quizás lo peor de todo es que les han hecho el trabajo sucio a determinados medios, dándoles la carnaza que buscaban, y encima GRATIS (¿para qué pagar a un reportero, si una panda de frikis ya me cuentan lo apocalíptico que es todo, en tiempo real y gratis?)

 

Japón es mucho más

Japón es mucho más que Tokio, es mucho más que los otakus. Es un pueblo sensible y trabajador. Y muchas personas, que ni siquiera conocen las zonas afectadas (nosotros sí) se dedican a hablar de su emigración a Kyūshū, o de no sé cuantas chorradas más, como si a alguien pudiera interesarle.

Por supuesto, también hay un nutrido grupo de españoles que se están dejando la batería de su smartphone en demostrarnos, con sus vídeos, lo diferente que es todo respecto a lo que dice la prensa. También sabemos todos quiénes son. ¡Gracias a todos ellos!

 

También en España

Tampoco voy a ocultar que algunos japoneses residentes en España (y que conozco) han aprovechado a salir en algunos medios de comunicación para, según ellos, ayudar a que se conozca la catástrofe. Sin embargo, algo me hace pensar que, en realidad, eran las ganas de figurar, de sobresalir, las que les han movido a ello. Al fin y al cabo, ya sabían que sus amigos y familiares estaban bien y, por qué no decirlo, se encuentran a salvo en un país que no corre ningún riesgo.

Pero de momento, creo que son algunos españoles afincados allí los que están metiendo la pata hasta el corvejón.

 

1 Comentario

Deja un comentario