Ayer por la noche decidimos comenzar el año con una película de calidad.

Déjame entrar

Déjame Entrar” (“Låt den rätte komma in“, Tomas Alfredson, 2008) es una de esas películas que te hacen creer en el cine como verdadero arte."Déjame Entrar" ("Låt den rätte komma in", Tomas Alfredson, 2008)

Más allá de un producto pensado para las masas, para los grandes beneficios, “Déjame Entrar” es una verdadera manifestación artística.

Sinopsis

Basada en una novela del escritor sueco John Ajvide Lindqvist, que recibió el encargo, por cierto, de convertir su obra en guión, la película nos cuenta la historia de Oskar, un niño solitario, de apariencia triste y acosado por sus compañeros de colegio; un bicho raro de los suburbios de Estocolmo cuyo entretenimiento es coleccionar los recortes de prensa sobre los asesinatos y sucesos más sangrientos.

Ante el incesante acoso de algunos de sus compañeros de clase, parece tramar un plan que consiste en clavarle un cuchillo al cabecilla de la banda.

Una de vampiros: "Déjame Entrar" ("Låt den rätte komma in", Tomas Alfredson, 2008)

Pero su suerte parece cambiar cuando conoce a Eli, una niña de preciosa y triste mirada, que desde hace unos días es su nueva vecina, una chica tan rara o más que él, con la que congenia enseguida. De hecho, Eli parece tener más problemas que el propio Oskar. Además le rodea un halo de misterio, pues nunca tiene frío, viste de forma descuidada, huele de forma extraña y su padre parece un hombre siniestro.

Una de vampiros: "Déjame Entrar" ("Låt den rätte komma in", Tomas Alfredson, 2008)

Entre Oskar y Eli surge una atracción inmediata y cada uno tendrá la oportunidad de ayudar al otro en algo, lo que inevitablemente unirá a los dos chicos, haciendo que nazca entre ellos una amistad que acabará tornándose en un amor adolescente de esos que nunca se olvidan.

Coincidiendo con la llegada de los nuevos vecinos comienzan a sucederse una serie de extrañas desapariciones y crímenes de esos cuyos artículos de prensa tanto le gusta coleccionar a Oskar.

"Déjame Entrar" ("Låt den rätte komma in", Tomas Alfredson, 2008)

Una historia intimista

El extraordinario buen gusto del director para realizar la versión cinematográfica de la novela es impresionante.

La película va más allá de una simple historia de intriga. Alfredson plasma una historia intimista que raya lo hipnótico.

Los personajes se mueven en el ambiente frío y oscuro del invierno sueco, donde la soledad y la nieve son las protagonistas que todo lo envuelven, mientras subyace un aire melancólico.

Una de vampiros: "Déjame Entrar" ("Låt den rätte komma in", Tomas Alfredson, 2008)

Además, la trama principal parece ser la excusa para tratar, aunque sea con leves pinceladas, algunos preocupantes temas como el acoso escolar, la pederastia, la pobreza o el alcoholismo.

Una de vampiros: "Déjame Entrar" ("Låt den rätte komma in", Tomas Alfredson, 2008)Pudimos saber de la existencia de esta película buscando información sobre otras del género y, la verdad, nos parecen injustas las comparaciones, a pesar de ser esta película la que sale vistoriosa en todas ellas. ¿Y por qué? pues porque en realidad pensamos que se trata de una película profunda, llena de sentimientos y, por qué no decirlo, de romanticismo.

Olvidémonos de los detalles del argumento. En esencia, se trata de la historia de dos preadolescentes que están solos y que no parecen encajar bien en la sociedad.

Toda la película se construye con las miradas y gestos de sus protagonistas. Los sentimientos se transmiten sin apenas palabras. No recurre a efectismos ni a sensiblería barata; es sentimiento en 16:9.

Una de vampiros: "Déjame Entrar" ("Låt den rätte komma in", Tomas Alfredson, 2008)El director decide prescindir de textos recargados, conversaciones pastelosas, palabrería de relleno para describir el amor, la soledad y la amistad; basta con una imagen. Sin complicaciones.

La, según parece, polémica escena de la cama, es inocencia en estado puro. Quizás una de las escenas románticas mas notables de las que hayamos podido ver hasta la fecha. Y qué decir del momento en que Eli le pregunta a Oskar si puede entrar en su casa…

Una de vampiros: "Déjame Entrar" ("Låt den rätte komma in", Tomas Alfredson, 2008)

En definitiva, una película imprescindible si se siente la necesidad de buen cine actual.

Es tal la calidad de la cinta, que ha recibido ¡¡casi 60 premios en festivales de cine de todo el mundo!!

 

Deja un comentario