ZARA es quizás la empresa española más famosa del mundo aunque, curiosamente, cada vez que comento con extranjeros que es de origen español, suelen sorprenderse porque lo ignoran.

ZARA en Ginza (Tokio)

La expansión de ZARA por el mundo

Su extensión por todo el mundo y su éxito en ventas ha permitido a su fundador, Amancio Ortega, ser una de las personas más ricas del mundo (incluso llegó a ser, por unas horas, el hombre más rico del mundo).

Todavía recordamos vívamente el documental de Canal+ sobre el imperio en expansión de ZARA.

Orgullosos de que ZARA fuera tan famosa en todo el mundo, tenemos por costumbre, desde hace muchos años, visitar tiendas de la franquicia donde quiera que estemos de viaje.

ZARA en la 5ª Avenida de Manhattan (Nueva York)

Hasta la fecha, no han faltado en nuestras visitas, por supuesto, las tiendas de la Quinta Avenida de Nueva York, o del barrio de Ginza en Tokio.

ZARA, conocida en Japón como ザラ, tiene abiertas centenares de tiendas por todo el territorio nipón. Concretamente tiene abiertas actualmente 96 tiendas si contamos solo su marca principal.

Curiosamente, el destino quiso que, hace años, una amiga nuestra japonesa, que adora España, consiguiera un empleo en dicha firma en su país.

Pues bien, ayer estuvimos hablando de nuevo con ella sobre su trabajo en ZARA.

Hasta la fecha, estaba muy contenta con su trabajo, pues es un sector que le gusta y además es un “lujo” para ella el poder trabajar en una empresa española.

Sin embargo, esta última vez, su opinión sobre su trabajo en ZARA ha cambiado radicalmente.

ZARA, una “empresa negra”

Desde que hace unas semanas se trasladó desde una tienda pequeña de pueblo a una en una gran ciudad, sus condiciones de trabajo se han visto radicalmente empeoradas.

No solo ha perdido los días de vacaciones que no había podido disfrutar en 2015, sino que además ahora tiene que trabajar mucho más de las 8 horas que tiene estipuladas en su contrato, y además con carácter general todos los días. Además, apenas tiene un día a la semana de descanso, en una fecha que va cambiando cada semana y que le es comunicada con 24 horas de antelación.

Ante nuestra sorpresa, ella nos ha comentado que esto es algo que ya se sabe desde hace mucho tiempo en Japón. De hecho, este comportamiento poco ético con los empleados tiene su propio nombre.

El término en japonés es ブラック企業 (ブラックきぎょう, burakku kigyo), que aunque literalmente significa “empresa negra”, puede traducirse como “empresa explotadora”.

Jornadas más largas de lo estipulado

Según nuestra amiga, la empresa obliga a trabajar todos los días más tiempo del estipulado en el contrato y, según nos ha comentado, si se produce una situación en la que alguien pide explicaciones al respecto o intenta investigar esos excesos no pagados de jornada laboral, los responsables de las tiendas “miran para otro lado” e intentan disimular la irregularidad echando la culpa a los trabajadores.

Para conseguir que los trabajadores se vean obligados a trabajar más de las 8 horas de jornada que generalmente tienen por contrato, se les asignan tareas que en ese tiempo no pueden concluir totalmente.

Resulta irónico que en Japón, un país en el que es habitual que los trabajadores se enorgullezcan profundamente de su trabajo y que incluso se motiven trabajando más, se haya llegado a este extremo.

ZARA en Shibuya (Tokio)

Una imagen generalizada en Japón

La opinión de nuestra amiga, como ya nos comentó, está generalizada entre los trabajadores de la firma y entre los jóvenes japoneses que buscan empleo en el sector.

Aquí he encontrado, en una rápida búsqueda por Google, un par de opiniones: opinión 1 y opinión 2.

Por supuesto, se trata de una opinión. Carecemos de estadísticas o estudios que lo corroboren.

Curiosamente, hace dos días la prensa afirmaba que el pasado año 2015 ha sido el mejor en resultados de toda la historia de ZARA.

No nos consideramos anticapitalistas en modo alguno, sino todo lo contrario, ni pretendemos deliberadamente hacer daño a la imagen de la marca.

Desde aquí lo único que queremos es transmitir una opinión que, según nuestra amiga, se está generalizando rápidamente en Japón, lo que podría extenderse a otros países y afectar irremediablemente a la firma.

(Las fotos de los locales de ZARA están tomadas de la web oficial de Inditex)

 

Actualización del 27 de julio de 2016:

El día que hablamos con nuestra amiga japonesa sobre este asunto evitamos publicar la decisión que ya por entonces tenía tomada, aunque no comunicada a la dirección, de dejar su trabajo en ZARA, por motivos personales.

Dejar el trabajo en ZARA Japón

La decisión de dejar de trabajar en ZARA en Japón reviste especial importancia si tenemos en cuenta dos aspectos.

Por una parte, en Japón es poco habitual que una persona deje su trabajo, puesto que allí se considera a la empresa como la familia. Debe haber motivos muy fundados para que alguien decida hacerlo.

Pero además, en el caso particular de ZARA, la política de personal en Japón impide que alguien que haya dejado su plantilla puede volver a conseguir un empleo en dicha empresa ni ninguna del grupo empresarial.

Efecto dominó

En las siguientes semanas a esta conversación, nuestra amiga nos contó que ya había comunicado que quería dejar su empleo.

Además, nos aseguró que algunos compañeros más de la misma tienda tenían pensado dejar el trabajo también. Algunos mediante comunicación formal y otros no.

Y todos ellos, por el mismo motivo: la presión laboral y los horarios injustificadamente largos y no remunerados.

La tienda más grande de ZARA en Asia estará en Nagoya

Hace poco más de una semana, volvimos a hablar con nuestra amiga y nos comentó que ZARA está a punto de abrir en Nagoya la tienda más grande de la firma en toda Asia.

Según ha podido saber hablando con sus compañeros en algunas reuniones de trabajo, nadie quiere desplazarse a trabajar a Nagoya porque están convencidos de que el ambiente laboral allí será insoportable.

Deja un comentario