Por fin, después de mucho buscar y de tener que decidir sin apenas información y con muy poco tiempo, hemos comprado el ordenador más pequeño (y barato) del mercado: un EeePC, recién salido de la fábrica.

Según hemos leído por ahí, justo acaba de empezar a comercializarse en Europa, por lo que apenas hay gente que lo tenga.Nuestro EeePc

Las características del ordenador son muy austeras. En el futuro mejorarán mucho, seguramente, pero con lo que este pequeñajo nos ofrece, es suficiente. Al fin y al cabo, lo queremos para las emergencias en los viajes y para llamar por Skype.

De momento, a pesar del pequeño tamaño del disco duro y de la pantalla, nos ha causado muy buena impresión.

Se trata de un modelo claramente enfocado a la conectividad (el que lo quiera para diseño gráfico, ofimática o juegos, ya puede olvidarse) y funciona muy bien, sobre todo el encendido, ultrarápido, que consigue cargar el sistema operativo (linux, en mi caso) en apenas 30 ó 40 segundos.

Ahora me queda averiguar cómo meterle el Windows XP, pues aunque el Linux me gusta mucho, considero que con el XP tendré más oportunidades de ampliar el software con tan solo bajarlo de internet desde cualquier lugar del mundo en que nos encontremos.

Hemos comprado una funda muy bonita a un chino en Ebay. Esperamos que llegue a tiempo…

Actualización del 6 de agosto de 2008:

ya tenemos en casa al pequeñajo con su XP cargado, gracias a la labor desinteresada de un friki-amigo de nuestro suministrador de hardware habitual.

¡Ah! también nos ha llegado a tiempo la funda. !Uf !

Deja un comentario