Esta mañana nos hemos levantado sobresaltados. Pilar ha dado un salto de la cama gritando “¡dónde estamos!, ¡tenemos que conducir y no llegamos!”.

Resulta que nos hemos dormido y hemos llegado tarde al trabajo.

Al llegar allí, mi jefe no estaba. Ha tenido que ausentarse por cuestiones familiares.

Todo ha sido muy raro. Todavía nos encontramos desubicados.
No nos pasaba algo así desde 2008.

Entro en WordPress y veo que hay 13 nuevas actualizaciones de sistema.

Está claro que hemos estado mucho tiempo fuera…

Deja un comentario