Ayer por la noche fue un momento memorable.

Invitamos por primera vez a nuestros vecinos a casa.

Estuvimos charlando de nuestros viajes y de otras cosas.

Fue magnífico que se encargaran de cuidar nuestra casa durante el último viaje a Japón y les debíamos, al menos, una invitación.

 

Es fascinante hablar con gente que sabe preguntar y con las que tenemos intereses comunes.

 

Esta mañana, desayunando, hemos puesto la tele y estaban emitiendo algunos episodios de la última temporada de «Cómo Conocí a Vuestra Madre«.

¡Cuánto tiempo!

Tras la saturación que sentimos por esta serie los últimos años, esta vez ha sido diferente.

Ha sido redescubrir una serie de calidad.

Y además, los episodios de hoy eran nuevos para nosotros porque la última temporada realmente no llegamos a verla entera cuando se emitió por primera vez en España (creo que en 2014).

 

¡Madre mía! ¡Cuántas veces hemos visto esta serie!

Y ¡qué nostalgia!

Recuerdo vivamente las tardes en las que veíamos los episodios de las dos primeras temporadas, justo después de viajar por primera vez a Nueva York.

Y cómo seguramente tuvimos en mente esta serie cuando viajábamos por Nueva York las dos siguientes navidades.

 

La verdad es que los guionistas de esta serie eran unos verdaderos genios y crearon algo bello y misterioso. Lleno de encanto.

Contrastes, la mejor excursión de Nueva York. Descubre sus barrios.

Mucho más que una serie de usar y tirar.

 

Creo que me apetece retomar la última temporada de «Cómo Conocí a Vuestra Madre» y acabar de verla.

Es momento de cerrar otro círculo.

 

Otros artículos que pueden interesarte

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here