Parece ser que la economía japonesa comienza a recuperarse de la crisis.

Durante los últimos años Japón se ha quitado el San Benito de ser el país más caro del mundo. La causa ha sido la debilidad del yen frente a las monedas más importantes, como el dólar o el euro.

Billetes y monedas de yenes japonesesPero en el último año el yen ha vuelto a fortalecerse, fundamentalmente por la depreciación del dólar y, sobre todo, del euro, lo que ha provocado que Tokio, haya pasado a ser la ciudad más cara del mundo (consultora ECA).

Pero no solo eso. Nagoya es ahora la cuarta más cara, Yokohama la quinta y Kobe la séptima.

Esta situación afecta al turismo claramente, pues el coste de un viaje a Japón puede verse aumentado un 20% y hasta un 30% respecto a los costes del año pasado, lo que casi suena irónico, pues en realidad en Japón continúa la leve deflación (caída de precios) que el país lleva sufriendo veinte años.

Contando yenes (foto: Yonhap)Es más, hoy hemos sabido que entre abril y junio, la confianza de los empresarios japonenes no sólo ha mejorado sino que se ha colocado en positivo por primera vez en dos años, según datos del informe Tankan elaborado por el Banco de Japón (BOJ).

El informe de coyuntura económica Tankan se elabora con datos de más de 11.400 empresas japonesas.

El BOJ prevé que la confianza empresarial continúe mejorando a lo largo del año.

También entre las pequeñas y medianas empresas, tanto manufactureras como no manufactureras, la confianza mejoró.

Los grandes fabricantes japoneses esperan que sus beneficios aumenten este año fiscal una media del 43,8%, tras caer un 3,7% en el ejercicio anterior (en Japón los ejercicios fiscales van de junio a junio, a diferencia de países como España, donde va de enero a enero).

En nuestra humilde opinión, como economistas 😉 , hay fundados motivos para pensar que el euro no dejará de depreciarse respecto al yen (o al dólar), o lo que es lo mismo, muy probablemente deje de ser un relativo chollo viajar a Japón, volviendo, en parte, a las épocas en que Japón se ganó la merecida fama de destino turístico más caro del mundo, a mediados de los ’80.

 

Deja un comentario