El pasado sábado se cumplieron tres meses de la catástrofe que asoló el noreste de Japón.

 

La destrucción del tsunami

El terremoto de intensidad históricamente alta fue seguido de un tsunami que barrió sin piedad los pueblos y ciudades situados en la costa de Tōhoku, el noreste de la isla principal de Japón, Honshū.

Miles de personas murieron y cientos de cuerpos todavía no se han recuperado. Las imágenes desgarradoras de familias buscando desesperadamente a sus seres queridos entre los escombros de sus casas dieron la vuelta al mundo.

 

La desesperación de los supervivientes

Ahora, tres meses después, los japoneses luchan por sobreponerse a este durísimo golpe mientras siguen pensando que la naturaleza volverá a castigarles, tarde o temprano (de hecho, nuestra amiga 絢美 es una de las muchas japonesas que, según nos ha confesado, está convencida de que un gran terremoto asolará Japón en los próximos diez años).

No obstante, la desesperanza hace presa de muchos japoneses que, tras la catástrofe, perdieron a sus seres queridos o todo su patrimonio, llevándoles, en muchos casos, al sucidio, como ha sucedido con más de 3.200 personas que se suicidaron el pasado mes de mayo en Japón.

 

El coste de la reconstrucción

Las autoridades japonesas han cifrado en más de 200.000 millones de euros el coste de las labores de limpieza que van a ser necesarias, aunque todavía habrá que esperar a ver como avanzan los trabajos.

Acabamos de recibir, por twitter, el enlace a una noticia del Daily Mail del pasado día 10 en que se muestran los resultados de los duros trabajos de reconstrucción y limpieza. Mostramos algunas de esas fotos (pueden verse todas en el artículo del Daily Mail).

La primera foto que queremos mostrar es la de un torii shinto y sus alrededores en la localidad de Otsuchi (en la prefectura de Iwate) tres días después del 11 de marzo y el mismo lugar el pasado 3 de junio. La impactante imagen fue la que elegimos como encabezado de nuestro proyecto de blog de ayuda a Japón:

 

El barco de recreo "Hamayuri" varado en la azotea de un hotel tras el tsunami en la ciudad de Otsuchi (prefectura de Iwate) el 6 de abril y el 3 de junio:

 

El aparcamiento de un centro comercial lleno de escombros en la ciudad Otsuchi (prefectura de Iwate) dos días después del terremoto y el 3 de junio:

 

Los habitantes cruzan a pie, entre los escombros, una calle de Kesennuma (prefectura de Miyagi) en busca de agua 48 horas después del desastre y el 3 de junio, tras despejarse un gran tanque y una casa dañada en el lado izquierdo de la calle:

 

Un barco arrastrado por los torrentes se encuentra entre los escombros el pasado 12 de marzo, en la foto de la izquierda, mientras que un hombre en una bicicleta y un peatón recorren la misma carretera el 4 de junio 2011 en Miyako (prefectura de Iwate), al noreste de Japón.

Son imágenes esperanzadoras, pero todavía queda mucho por hacer y, además, el peligro de Fukushima sigue ahí…

Fuente de las fotografías: Daily Mail

 

Deja un comentario