Ayer por la noche, y por enésima vez, estuvimos viendo la película “The Doors“, dirigida por Oliver Stone y estrenada en 1991.

Un film polémico

Cartel de "The Doors" (Oliver Stone, 1991)Tan odiada como aplaudida, la plasmación cinematográfica que Oliver Stone realizó sobre la carrera musical de Jim Morrison y los DOORS sirvió para que, en 1991, muchos redescubriéramos a esta mítica banda de Los Angeles.

Casi 20 años planeando el rodaje

El guión está basado en el libro “Riders On The Storm” escrito por el mismísimo John Densmore, batería del grupo que, por cierto, aparece en la película interpretando el papel del ingeniero de sonido Bruce Botnick.

Oliver Stone consumó con esta película su largamente acariciado sueño de poner imágenes a la trayectoria vital de Morrison.

Casi 20 años antes del estreno de la película, el director ya tenía listo un guión sobre el cantante y poeta, que llegó a remitirle al propio Jim Morrison y que éste leyó poco antes de morir. En 20 años, fueron muchos los actores que estuvieron a punto de hacerse con el papel protagonista, entre ellos, y aunque parezca increíble, John Travolta. Menos mal que Kilmer se cruzó en el camino de Stone.

Val Kilmer en "The Doors" (Oliver Stone, 1991)

Oliver Stone, retratista de la década de los ’60 en Estados Unidos

"The Doors" (Oliver Stone, 1991)Sin duda, Oliver Stone es el indiscutible maestro de la biografía cinematográfica contemporánea. Por su objetivo han pasado ya algunos de los personajes más relevantes de la sociedad estadounidense posterior a la década de los ’60 (como Nixon o John F. Kennedy), además de retratar con cierta nostalgia aquella convulsa época que vivió con intensidad y que le gusta retratar en sus películas.

Una época convulsa

En el caso de la película que nos ocupa, nos encontramos con una sociedad americana sumida en plena guerra fría. Kennedy ha sido asesinado y la presidencia la ocupa Nixon, mientras la juventud está muy pendiente del conflicto de Vietnam, una juventud desorientada, sin valores y con la mente fácilmente moldeable que se convertía en un caldo de cultivo excepcional para que estos mitos proliferaran.

Sube a la autopista hacia el oeste, nena. Cabalga la serpiente, cabalga la serpiente

Jim Morrison sumido en los excesos

La cinta se centra principalmente en la figura de Jim Morrison, cantante y cabeza visible de la banda.
Su atractivo físico, su actitud inconformista y combativa, sus peculiares y provocadoras actuaciones y, sobre todo, sus letras llenas de poesía psicotrópica, son el gancho de la película, si bien, como han advertido algunos críticos, es cierto que se nos muestra un Jim Morrison excesivo, lleno de adicciones y arranques de furia, una imagen, desde luego, muy alejada en algunos momentos de lo que el artista fue en realidad, un ávido lector de poesía europea con un coeficiente intelectual de 149.

Al menos, queda patente que Oliver Stone evita caer en moralinas a la hora de adentrarse en la tan compleja como atormentada personalidad de un músico Cerrad los ojos. ¿Veis la serpiente? Su cabeza tiene tres metros de largo por uno de anchoproducto de su tiempo, modelo para millones de jóvenes y adolescentes de la época y autor de letras de inusitada profundidad.

Un film de estética impecable

Lo primero que destaca de esta película, además de la buena selección de temas de los DOORS que incluye como banda sonora, es la oscura y psicodélica puesta en escena.

A través del impecable tratamiento estético de las imágenes, Stone intenta transmitir la misma espiritualidad chamánica que pretendía transmitir el líder del grupo con las letras de sus canciones, incluyendo para ello imágenes de los chamanes indios en los momentos en los que alcanza el trance.

"The Doors" (Oliver Stone, 1991)

En este arriesgado proyecto resalta un preciso trabajo de ambientación, decorados y vestuario, que en el caso de Val Kilmer era precisamente la ropa original de Morrison sacada expresamente de un museo para el rodaje.

"The Doors" (Oliver Stone, 1991)

No cabe duda de que la película es un buen repaso a la legendaria trinidad de la rebeldía de las décadas de los ’60 y los ’70: sexo, drogas y rock and roll.

Momentos históricos de la banda

¿Kilmer o Morrison? "The Doors" (Oliver Stone, 1991)Momentos míticos de la banda quedan perfectamente retratados, como el concierto en el Whisky A Go Go, mítico local de Los Angeles en el que, tras muchos esfuerzos, consiguen ir a tocar pero que, debido al exceso lírico de Morrison mientras cantaba “The End“, fueron expulsados a patadas de allí, o la detención en el concierto de New Haven, o la tangana en el concierto de Florida, donde Morrison fue acusado de enseñar sus partes en público, etc

 

Reparto: el impresionante trabajo de Val Kilmer

Últimos momentos de Morrison. "The Doors" (Oliver Stone, 1991)En mi modesta opinión, Val Kilmer hace un gran trabajo interpretando a Jim Morrison. Si se observan las apariciones televisivas y los conciertos de los DOORS con detenimiento, se aprecia la fiel representación de Morrison, por lo que es más que evidente que Kilmer le dedicó mucho tiempo a trabajar este papel.

"The Doors" (Oliver Stone, 1991)

Hay quien incluso afirma que tras el rodaje, el actor permaneció muchos meses atrapado por el personaje adoptando actitudes y comportamientos similares en su vida diaria. Incluso Val Kilmer canta algunos temas en algunas escenas de la película.

"The Doors" (Oliver Stone, 1991)

Kyle MacLachlan como Ray ManzarekTambién llama poderosamente la atención la caracterización de los personajes, especialmente los de la banda, como Ray Manzarek, y otros como Patricia Kenneally.

Morrison con Patricia Keanelly. "The Doors" (Oliver Stone, 1991)

El personaje de Pam Courson (Meg Ryan) se nos antoja un tanto artificial en la ingenuidad que muestra durante toda la película, así como la relación que entabla con Jim, que parece surdir de la nada, y en la admiración un tanto enfermiza por lo que Morrison escribe.

Pam y Jim (o Meg y Val). "The Doors" (Oliver Stone, 1991)

Un exhaustivo trabajo de documentación

"The Doors" (Oliver Stone, 1991)Los seguidores puristas de THE DOORS  critican la película por no ser un reflejo fiel de la historia, por omisiones o por distorsiones de lo sucedido, a pesar del exhaustivo trabajo de documentación de Oliver Stone. Aún así, estamos ante el primer largometraje sobre la banda que nos da una visión más o menos acertada de lo grandes que fueron y de los motivos por los que lo fueron.

En algunos momentos del rodaje, los supervivientes de THE DOORS no pudieron distinguir entre la voz de Kilmer y la de Morrison en algunos pasajes. Los espectadores, tampoco…

"The Doors" (Oliver Stone, 1991)

 

2 Comentarios

Deja un comentario