Ayer domingo, ya sabéis lo que tocaba: ver una peli 100% americana, como es costumbre desde hace tiempo.

En fin, qué os vamos a contar; como no nos queda casi nada para irnos de nuevo al oeste americano, el cuerpo nos pide road movies

Los Caraduras

Burt Reynolds es "el Bandido" ("Los Caraduras")En esta ocasión, nos hemos decantado por una de esas películas que nos hacían estar pegados al televisor de principio a fin: “Los Caraduras” (1977), cuyo título original es “Smokey and the Bandit“, protagonizada por Burt Reynolds.

Se trata de una película cuyo argumento roza el absurdo y donde, además de algunos momentos de humor grueso y constantes persecuciones, poco más se puede destacar de ella.

Sinopsis

"Los Caraduras" ("Smokey and the Bandit", 1977)Bandido (Burt Reynolds) es el camionero rey de la carretera. Es contratado por dos locos millonarios texanos para recoger un camión lleno de botellas de cerveza Coors en Texarkana (Texas), en el lugar más cercano en que se puede vender legalmente esta bebida, y conducirlo a través del país hasta Atlanta, en tan solo 48 horas.

Pero surge un problema con el que no contaban ni Bandido ni su amigo, el encargado de conducir el camión: recogen en su ruta a una chica que acaba de dejar plantado a su novio en el altar (Sally Field). El problema es que el padre del novio es un obsesionado sheriff texano impulsivo y vengativo llamado Bufford T. Justice (Jackie Gleason) alias “Smokey”, rabioso por cazar a la novia en fuga. Bandido

Todo este potaje de situaciones provoca la persecución y los accidentes de coches más salvajes vistos hasta la época.

 

 

Un sheriff muy cabreado que encandiló a la crítica

En cuanto a los personajes, básicamente podemos decir que se trata de estereotipos de la época cuya representación dista bastante de la propia de “actores de método”, aunque en su defensa he de decir que en esa época era casi una novedad el presentar, por ejemplo, a un malísimo sheriff capaz de saltarse la ley para imponerla.

El malísimo sheriff y su hijo, plantado en el altarLa actuación de Reynolds, para que negarlo, es increíblemente plana. Nada que ver con la de otras películas como “Malone“.

Como ya hemos comentado, Jackie Gleason encarna al sheriff Bufford T. Justice; un gran papel para la crítica, curiosamenteCartel de "Los Caraduras" (1977)

 

Una alocada road movie setentera

Sin embargo, pensamos que se trata de una divertida película llena, además, de mucha estética setentera de esa que tanto nos gusta: camisas de colores chillones, pantalones de extrema campana, bigote y peinados de la época, y sobre todo, el impresionante coche que luce el protagonista.

El famosísimo coche del Bandido

Y es que, ese impresionante coche no es ni más ni menos que un Pontiac Firebird Trans Am, en concreto, el famoso modelo de 1977.

Sin duda, la combinación de Burt Reynolds, las persecuciones y el impresionante Pontiac dieron muchos y buenos frutos.

Precioso Pontiac Firebird Trans Am de 1977 de "Los Caraduras" ("Smokey and the Bandit", 1977)

El fabuloso Pontiac Firebird Trans Am de "Los Caraduras" ("Smokey and the Bandit", 1977)

Por un lado, el Trans Am se convirtió en uno de los deportivos mejor vendidos de la época, multiplicando sus ventas.

Por otro lado, Burt Reynolds entró de lleno en el mundo de las road movies, provocando secuelas como Los Caraduras II (1980) y III (1983) y otras del mismo estilo como Los Locos del Cannonball (1981) y su secuela de 1984.
El fabuloso Pontiac Firebird Trans Am del Bandido en "Los Caraduras" ("Smokey and the Bandit", 1977)Por cierto, un fantástico tema de Jerry Reed acompaña los mejores momentos de la película:

[member]

https://www.youtube.com/watch?v=yufEeJ6mni0

[/member]

[member]

[/member]

Actualización del 7 de julio de 2012:

Acabamos de ver de nuevo esta entretenida película y resulta que nos hemos dado cuenta de que el compañero de Bandit es ni más ni menos que Jerry Reed, cantante del tema principal de la película y, por desgracia, fallecido un año antes de que disfrutáramos de este film por primera vez. DEP.

 

6 Comentarios

Deja un comentario