Ayer fue el día de año nuevo lunar en Japón.

Se trata del Setsubun (節分), una festividad de la que ya hablamos el año pasado.

El miércoles, con motivo de esta festividad, 由香里 nos explicó algunos aspectos de esta tradición que no conocíamos, recordándonos que setsubun significa “separación de las estaciones” (uno de los cuatro cambios de estación según el calendario lunar : risshun, rikka, risshuu y ritto), aunque no todos los años el setsubun debe caer necesariamente en día 3 de febrero. Eso pasa algunos años, como éste.

由香里 nos explicó que la tradición de comer ehoumaki (恵方巻き) proviene de la zona de Kansai, donde se encuentran ciudades como Kioto, Nara y Osaka, ciudad ésta donde se popularizó desde hace unos años.
Surgió aproximadamente en la época Edo, y no se trata de una tradición de todo el país.
De hecho, según nos contó, en una encuesta llevada a cabo en 2003, un porcentaje pequeño de japoneses llevaban a cabo este ritual, y ya en 2009 otra encuesta decía que la mayoría de la población ya conocía esta tradición, gracias al empujón comercial.

También nos explicó que el ehoumaki debe comerse mirando hacia una determinada dirección mientras se piensa en los deseos para el nuevo año.

Dicha dirección varía en función del signo del nuevo año chino que comience, por lo que hay que conocer la orientación con una curiosa brújula que, con las nuevas tecnologías, está disponible ahora también en internet. Así, nos mostró una web en la que se introduce la dirección del lugar en el que te encuentres y, sobre un mapa de google, se muestra la orientación adecuada. Curioso, ¿no?

Máscara de oniTambién nos contó la costumbre del 豆まき (mamemaki) y de cómo lo celebraba ella de pequeña.

Incluso nos trajo unas máscaras de oni (diablo) y unas bolsas de mame (judías de soja) para hacer el ritual del mamemaki, pero al final, por falta de tiempo y porque seguramente la gente se habría cortado por vergüenza, no lo hicimos.

Las personas que este año cumplen 24 años o los que cumplan 36, 48, etc, tendrán especial suerte.

Según hemos sabido investigando por internet, en japonés diablo se dice 悪魔 (“akuma”) y ojo se dice 目 (”me”), por lo que “ojo del diablo” se dice 悪魔の目 (”akuma no me” ).
Es muy típico del japonés acortar palabras utilizando la primera y última sílaba de una expresión larga. En este caso, la contracción de ojo del diablo sería “mame” que se pronuncia igual que 豆, que son las judías de soja. Quizás por ello se piensa que ahuyentar al diablo lanzándole mame con intención de darle en los ojos podría ahuyentar la mala suerte y atraer a la buena suerte.

Otra cosa que también nos contó 由香里 es que este nuevo año es el del conejo, un año considerado de mucha suerte, pues según la creencia popular, el conejo salta mucho, por lo que llega más fácilmente a la meta; es decir, es un año para conseguir lo que se persigue. Un año de buena suerte.

Para acabar el día del setsubun, decidimos cocinar ehoumaki y comerlo mirando hacia el punto cardinal que correspondía.

¡¡ A ver si este nuevo año lunar nos trae suerte !!

Al menos, lo que sí sabemos es que el ehoumaki nos quedó riquísimo.

わたしたちの恵方巻きはとてもおいしいでした !

Nos quedamos con la cita de Confucio que lucía ayer en nuestro blog:

Estudia el pasado si quieres pronosticar el futuro.

 

3 Comentarios

Deja un comentario