Resulta tan difícil describir las sensaciones que pueden experimentarse en cada uno de los viajes que hemos hecho, que solo nos queda la opción de narrar algunos de los hechos y adornarlos con algunas fotos (y tal vez, incluso algunos videos en el futuro).

Pero nada de lo que se pueda leer y ver en este blog podrá transmitir la angustia de los momentos en que parecía que todo se iba a torcer, la alegría de los momentos en que todo sale bien, la sorpresa al llegar a algunas ciudades al volante de un coche extranjero, la soledad de los desiertos, el frescor en las mejillas del húmedo ambiente de los bosques o la sensación de lejanía al escuchar a la gente hablar tan solo en lenguas extranjeras.

 

(Visto 7 veces, 1 vistos hoy)
Compartir
Artículo anteriorMÚSICA PARA EL OESTE (II)
Artículo siguienteEN TWITTER

Nos gusta viajar, el cine y la música.
O sea, como todo el mundo… ¿o no?

Deja un comentario