Tras un tiempo con esta película en la recámara, hace un rato nos hemos decidido a ver “Señales del Futuro” (“Knowing“, 2009).

Ni siquiera recordábamos que estuviera protagonizada por nuestro querido Nicolas Cage. ¡Eso ya es un punto a favor!Cartel de la versión original de "Señales del Futuro" ("Knowing", 2009)

Como ya hicimos con el artículo sobre “Monstruoso“, no vamos a desvelar prácticamente nada del argumento de la película porque pensamos que es una de sus bazas.
Realmente, no saber nada (o casi nada) del argumento es muy importante para que la película cause el efecto deseado.

Tan solo unas impactantes imágenes del trailer de tan solo unos pocos segundos, unido al hecho de que el protagonista es Cage, nos decidieron a conseguirla, puesto que no pudimos ir al cine a verla.

Sinopsis

"Señales del Futuro" ("Knowing", 2009)En 1959, durante la inauguración de un nuevo colegio, los estudiantes guardan en una cápsula del tiempo varios objetos. Lucinda, una de las niñas, guarda un papel en el que ha escrito extraños números. Cincuenta años después, la cápsula del tiempo es desenterrada y Caleb (Chandler Canterbury), el hijo de John Koestler (Nicolas Cage), un profesor de astronomía viudo, recibe la misteriosa nota de Lucinda."Señales del Futuro" ("Knowing", 2009)

John descubrirá enseguida que esos números esconden un escalofriante significado…

Ciencia ficción, determinismo y numerología

Señales del futuro” es cine de ciencia ficción con letras mayúsculas. En su argumento se entremezclan componentes de filosofía tradicional como el determinismo y cabalísticos como la numerología.

Cautivadora e intensa

La película mantiene la atención del espectador con un ritmo intenso y un desenlace algo flojo, a nuestro entender, que desmerece ligeramente el grueso del argumento, dando la impresión de que, o bien los ejecutivos del estudio no se atrevieron a un final más rotundo,"Señales del Futuro" ("Knowing", 2009) o bien el escritor de la historia se quedó sin imaginación poco antes de finalizar el relato.

La película comienza cautivando al espectador desde el primer minuto, a la vez que la intriga creciente va más allá del mero asunto de la cápsula del tiempo, con un ambiente oscuro, hiperrealista, deprimente.

Regusto a Shyamalan

En cuanto a los personajes y su pasado, se percibe una indudable influencia de “Señales (“Signs“, M. Night Shyamalan, 2002), o al menos, así nos ha parecido.

"Señales del Futuro" ("Knowing", 2009)Es más, la mezcla del argumento con las anotaciones filosóficas, el papel del protagonista, reciéntemente enviudado, con una falta de fe creciente y con un entorno religioso en su familia, es de un regusto totalmente Shyamalan, ¿no? (hay algún elemento más que relaciona esta película con “Señales“, pero si lo desvelamos, estaremos desvelando partes importantes del desenlace).

Descubre San Francisco con las mejores experiencias, excursiones y visitas guiadas

Proyas ha demostrado numerosas veces su potencial para hacer maravillas estéticas (en “El Cuervo” o en “Dark City“).

Para Nicolas Cage este guión le recuerda a un clásico atemporal:

Me recordó a uno de los capítulos de la serie de Rod Serling “Twilight Zone (La dimensión desconocida)” porque es una historia sobrecogedora y potente”.

Es un thriller de misterio y ciencia ficción, pero también presenta algunos momentos tremendamente dramáticos e intensos

Técnica de rodaje de última generación

Por otro lado, es una de las primeras películas que se ruedan con la cámara Red One, lo último en tecnología digital ligera de alta resolución. Simon Duggan, el director de fotografía dice que

los tonos de piel quedan suaves. Dan muy bien en cámara. Es alucinante. Casi no hay ruido ni grano en las imágenes. Quería que la película tuviera una calidad cinematográfica total y con esta cámara se consigue un look prácticamente indistinguible del celuloide

(…)

Alex Proyas odia que las cosas parezcan iluminadas y gracias a esta cámara pudimos cambiar la luz. Con la cámara Red One no tuvimos que esperar para ver si un sistema de iluminación daba bien en cámara. Es inmediato, y al final nos dio muchísima confianza, tanto que fuimos más allá de lo que teníamos pensado en un principio.

"Señales del Futuro" ("Knowing", 2009)La ciudad australiana de Melbourne hizo las veces de Boston, donde viven los Koestler.

La película está dirigida por Alex Proyas, que fue elegido para este trabajo debido a su particular estilo de dirección, algo que ha afinado desde su rompedora película “El Cuervo” (“The Crow“, 1994).

Coincidimos con la crítica de Jordi Costa (El País):

El talento de Proyas brilla en la modulación de la atmósfera (…) y en la plasmación hiperrealista del horror (…) pero el desenlace huele a negociación entre los nubarrones anímicos del cineasta y los rostros lívidos de los ejecutivos del estudio

Recomendable por imprevisible

Si buscas una película que te sorprenda, que no caiga en los tópicos, que te haga estar pegado dos horas al sillón pensando en el significado de los elementos que van apareciendo, si te gustan las películas bien hechas, con magníficos efectos especiales utilizados exclusivamente para los momentos necesarios, entonces no debes perderte esta película.

 

2 Comentarios

Deja un comentario