De nuevo, como ya sucediera hace casi un año, Mariano Lozano parece emprender otra cruzada para promover el turismo hacia Seattle, la tierra que le acogiera hace algunos años y que tanto nos gusta a nosotros.

Hoy ha publicado otro artículo que no puedo resistirme a copia/pegar aquí. Podéis disfrutar de él aquí o en su versión original (sin subtítulos 🙂 ) :

 

Guía rápida de Seattle: todo en 48 horas

Seattle en 48 horas

Hemos dicho muchas veces que hablar de Seattle es hablar de música. Sin embargo, la ciudad y sus alrededores ofrecen atractivos lo suficientemente interesantes como para hacer una escapada desde los tradicionales circuitos de la costa Oeste de Estados Unidos.

La ciudad de Seattle está enclavada en el extremo noroeste de lo que se conoce como “lower States“, siendo la ciudad más importante del estado de Washington el cual no hay que confundir con Washington DC. Fue fundada por el hombre blanco hace poco más de 150 años donde antes no había más que verdes bosques, lagos de agua cristalina y una riqueza faunística sin igual. Esta riqueza natural era muy bien conocida por los nativos que habitaban estas tierras y a uno de sus líderes, el jefe indio Seattle de quien la ciudad tomó el nombre, se le atribuye el famoso manifiesto que es considerado como el primer gran manifiesto ecologista de la Historia.

Hoy, Seattle es una pujante ciudad que, incluso en el actual periodo de crisis económica, es capaz de ofrecer a propios y visitantes, toda una enorme y variada oferta de ocio el cual perfilaremos hoy y seguro que fracasaremos en el intento de trasladar todo lo que aquí se esconde. Así que sin más dilación descubramos hoy el secreto mejor guardado de los estadounidenses: Seattle y su entorno.

 

Llegando, que es gerundio

El mejor modo de llegar a Seattle es por avión. Su aeropuerto internacional comunica con las principales ciudades de Estados Unidos, América Latina y Europa. No hay vuelo directo con España, aunque con una sola escala haces el trayecto completo. Recomiendo buscar trayectos que hagan una primera escala en la Unión Europea (París, Amsterdam, Copenhage, etc) y volar desde allí directos a Seattle porque las oficinas de inmigración y aduanas de este aeropuerto están más descongestionadas que las de Chicago o Nueva York.

 

Dormir, si no puedes aguantar más

Seattle no es una ciudad de mochileros que tenga una amplia oferta de hostales baratos. Más bien al contrario, de hecho la ciudad ofrece una oferta más que razonable de hoteles de gama media y alta.

Aunque la visita sea corta, si el presupuesto es ajustado lo mejor es alojarse en los alrededores (Redmond, Bellevue, Fremont, Ballard, University District) y alquilar un coche para realizar escapadas y conocer de primera mano la naturaleza salvaje. Para visitantes no muy exigentes recomiendo reservar en cualquier motel (unos $70 la noche) que se puede asemejar a un hostal 3* de carretera español y utilizarlo sólo para dormir.

 

Comer, prohibido el fast-food

Comer en Seattle“Ahí me has dado”, que se dice. Vas a tener la oportunidad de comprobar personalmente cómo se hunde el mito de que en Estados Unidos se come mal, como ya comentamos en su día. Sin duda, el producto estrella de esta zona es el marisco. El King Crab (cangrejo gigante), el alaskan salmon, el hallibut (una especie de mero) y las ostras de Hood Canal son indispensables en la mesa. Por supuesto regado con caldos del Columbia Valley, una de las principales regiones productoras de vino de EEUU.

Aunque hay varios restaurantes españoles en la ciudad, y muy buenos, como los queridos Harvest Vine, el Bilbao o el recientemente abierto La Taberna del Alabardero, para no entrar en comparaciones os recomiendo dejarlos para los que desde aquí añoramos nuestra patria y os centréis en la gastronomía local. Para tomar un vino, el sitio de moda es el Purple Café. Para comer, mezclaros con los nativos a comer pescado adobado en el Ivar’s Acres of Clams o llenar una mesa de marisco fresco en el Crab Pot, en la zona de los muelles. Un lugar de ambiente, vegetariano, el Café Flora (junto al Botánico). Un imprescindible, el Pink Door (junto al Pike Place Market). Entre otras muchas más recomendaciones.

 

Bueno, ¿y aquí qué es lo que hay?

¿Has visto alguna vez ese documental donde los pescadores del mercado se lanzan los pescados al aire? Ese es el Pike Place Market, una institución nacional. Se salvó de la especulación inmobiliaria gracias a las donaciones de los seattlelitas quienes compraron el edificio para la ciudad y cuyos nombres están reflejados en cada una de las losas que cubren el suelo del recinto. Piérdete en el mercado y transpórtate a los tiempos de la fiebre del oro del Yukón.

Si vienes un par de días, no debes perderte una visita al protagonista del skyline de Seattle: el Space Needle. Puedes aprovechar para comer en su restaurante giratorio y tanto de día como de noche las vistas son espectaculares.

Pasear por los muelles en los atardeceres de verano te permitirá fotos y momentos inimaginables hasta entonces: la silueta de los barcos recortada por el sol, el constante trajín de las gaviotas luchando por las migajas, incluso podrás ser testigo con cierta facilidad de la presencia de focas e incluso orcas.

El centro de la ciudad te cautivará por su arquitectura, sus tiendas, su animación, sus cafés, su vida nocturna. Pasadas las primeras horas es cuando te das cuenta que necesitarás meses para vivir la ciudad. Algunos seguimos en ello. Si te gusta el grunge, aprovecha que acaban de reabrir el Crocodile que es a Nirvana y Pearl Jam lo que The Cavern en Liverpool es a los Beatles. Si te va el ambiente de club de jazz, The Triple Door es tu sitio. Y si te va lo alternativo total, repasa The Stranger, el medio imprescindible para estar al día de las tendencias creativas de esta ciudad sin límites.

 

¿Y por aquí cerca? Ya que estoy, aprovecho.

Monte RainierEl Estado de Washington es conocido como el Evergreen State. Y es verdad, interminables bosques se extienden por gran parte del Estado, acogiendo a tres grandes parques nacionales (Olympic Peninsula, North Cascades y Mount Rainier). Paraíso de senderistas, ciclistas, alpinistas, pescadores, escaladores, amantes del camping y de la vida natural en general. Encontrarás lagos de aguas azules, cascadas, humedales y bosques de centenarios árboles donde la vida salvaje habita en armonía y en paz.

Podrás visitar el siempre nevado monte Rainier, volcán activo como el St. Helens que en 1989 provocó un buen disgusto. Las cataratas de Snoqualmie Falls, donde se rodó la serie Twin Peaks o el pueblo de Roslyn, escenario natural de Doctor en Alaska. La novela Twilight (Crepúsculo) se inspira en el pueblo de Forks, junto al húmedo Olympic Park, donde debes vigilar cada dos pasos no tropezarte con un oso o con ciervos que se cruzan en tu camino (aparte de los vampiros, claro).

Las actividades deportivas relacionadas con la naturaleza son infinitas y tremendamente populares en la zona, tanto en verano como en invierno. Pistas mundialmente conocidas para el snowboard como Steven Pass o Mt. Baker, el avistamiento de ballenas, el rafting, kayaking, etc. Y si no se tiene, se inventa.

 

Pistas

Si eres un fan de Starbucks puedes visitar en Pike Place Market el primer Starbucks del mundo, abierto en los años 70 y que se parece a un Starbucks cualquiera lo que un grano de café a la raíz cuadrada de dos.

Si eres fan de Microsoft, escápate a su cuartel general, el campus de Redmond, apenas a unas millas del centro de Seattle por la congestionada SR-520. En el centro de Seattle se pueden ya ver las faraónicas obras de lo que será la Fundación Bill & Melinda Gates.

¿Te gustan los aviones? Boeing conserva aquí su principal fábrica de aviones. Seattle alberga uno de los mejores museos de aviación y el único que tiene un avión presidencial y un Concorde, ambos visitables por dentro.

Uno de los mejores mercados orientales de la costa Oeste es el de Uwajimaya, al sur de la ciudad. No te pierdas los puestos de frutas y verduras. Hay premio para el que identifique todas las vaiedades.

¿Con niños? No dejes de llevarles al Seattle Aquarium, allí podrán conocer de primera mano toda la fauna de la región. Te lo pasarás bomba… y ellos también. Déjales en manos de los voluntarios.

¿Te gusta andar por barrios? Acércate a Capitol Hill, mucho ambiente y locales alternativos.

¿Eres ave nocturna? Vive Belltown por la noche.

¿Música de clubes, jazz, colegueo? Pásate por la First Avenue, entre Pioneer Square y el Safeco Field.

¿Pueblos típicos del Far West? Acércate por La Conner, Winthrop o Toppenish.

¿Amante del béisbol? ¿Quieres vibrar y conocer el auténtico ambiente americano? Puedes comprar entradas en el Safeco Field para ver a los Mariners… perder, como siempre.

 

Para no meter la pata

Seattle es una ciudad amable con los turistas, de hecho es un importante receptor de turismo nacional veraniego e invernal (por sus pistas de esquí y snowboard). No temas en preguntar a la gente.

El centro se puede, y se debe, visitar andando. El autobús es gratuito dentro del centro de la ciudad y hay todo tipo de facilidades para minusválidos como ya vimos en su día. Si bien el plano reticular de la ciudad parece sencillo a simple vista, hay que tener en cuenta que todo el centro está sobre una ladera. Esto quiere decir que si bien te permite fotos espectaculares de calles que parecen engullidas por el mar, por otra parte hay que planificar las rutas de norte a sur para no estar subiendo y bajando cuestas todo el día (esto no lo cuentan mucho las guías).

Está rigurosamente prohibido cruzar la calle por cualquier sitio que no sea un paso de peatones. Los excesos de velocidad y dar positivo en alcohol son fuertemente multados. No se puede beber alcohol en la calle excepto en las terrazas habilitadas. En casi ningún sitio dejan fumar.

Es mejor planificar a qué restaurantes se quiere ir y reservar. Los horarios de comidas son alrededor del mediodía y de las 7-8 de la noche como mucho. Se debe dejar propina (entre un 15 y un 20%) en los restaurantes. Si el servicio no ha sido bueno, sugiero dejar un centavo como muestra de enfado, pero nunca abandonar la mesa sin dejar nada.

Si te ha gustado esta aproximación a Seattle, echa un vistazo a la guía “Seattle en dos tardes“, publicada en mi blog y donde encontrarás más detalles de este fantástico destino vacacional para muchos y vital para otros como el que suscribe.

 

Deja un comentario