Hoy de nuevo a vuelto a sorprendernos muy gratamente Mariano Lozano con unos de sus artículos que podríamos enmarcar en su miniserie “Seattle para nuevos visitantes”. Y claro, ¡¡ nosotros encantados !!. Nos quedan diez días para volar hacia Seattle y toda información es poca.

¡ Qué ganas ya de que llegue el 8 de agosto !

Aquí está el artículo de hoy de Mi Ciénaga:

 

Seattle: de un vistazo y con un café en la mano

Si quieres visitar Seattle no esperes encontrar una ciudad con viejos edificios o serpenteantes calles. Hace tan sólo 150 años aquí sólo había árboles, agua, algunas tribus indias y la tranquilidad de la naturaleza en estado puro. Aunque la ciudad se fundó oficialmente a mediados del XIX todavía tuvo de tiempo de sufrir un enorme incendio a finales de ese siglo que devastó prácticamente todo el centro. Así, todo aquello que tiene ya más de 100 años es MUY antiguo. Así que nada de castillos, palacios, calles medievales ni nada de eso: Seattle es una ciudad muy moderna. Seattle a través de los ojos de Mariano Lozano. Imagen del mercado de Pike Place

Hay muchas guías turísticas sobre Seattle, ninguna que yo conozca hasta el momento escrita en español. En casi todas ellas encontrarás información sobre cosas que ver en la ciudad. Sin embargo, lo mejor de la ciudad es difícil de presentar en una guía porque es algo que uno tiene que experimentar por sí mismo. Lo mejor de Seattle es la posibilidad de hacerte ver la ciudad como una ciudad distinta cada día, poder iniciar una nueva aventura cada fin de semana o compartir el continuo movimiento de una ciudad tremendamente dinámica, creativa y emprendedora. Sus gentes amables, tranquilas, con un característico lifestyle del Northwest te hacen sentir rápidamente como en casa.

Muy bien, pero ¿qué es esto? ¿La introducción de una nueva guía de Mi Ciénaga? Bueno,…, mitad y mitad. Nada tengo escrito sobre Seattle así que voy a contar en una pequeña serie de artículos lo que le contaría a un amigo que quiere venir de visita: qué es lo que me gustaría que no se perdiera, qué sitios debería visitar, qué cosas hacer, etc. Las guías proponen muchas cosas, y están bien, y hay que usarlas (yo lo hago). Pero yo pregunto, aún con una guía en la mano, un libro leído tres veces sobre el destino a visitar más todo lo que te has leído e imprimido desde Internet, si tienes a un amigo viviendo allí ¿no le preguntarías también a él? Pues eso, ese es mi objetivo.

Para hacerlo más fácil, de momento vamos a dividir la ciudad en cuatro zonas geográficas, a saber:

De ellas hablaremos más adelante. Pero no quisiera centrarme sólo en lo geográfico, también quiero mostrar curiosidades y anécdotas que ayuden a elegir uno u otro destino o qué cosas no debes perderte. Y además, como siempre, dar algunos consejillos de supervivencia del estilo Mi Ciénaga, como por ejemplo, no venirse sin el Seattle CityPass para ahorrarte un dinerito. Conforme vaya publicando los artículos, los iré coleccionando en una guía para que sea más fácil su consulta.

Próximo capítulo: El viejo downtown de Seattle, resurgir de las cenizas.

 

Deja un comentario