Por fin, después de unos cuantos años he conseguido que Pilar quisiera ver la magnífica película Amor a Quemarropa” (“True Romance“, 1993), así que ayer hicimos los honores y metimos el DVD en el reproductor.

Sinopsis

El joven y solitario Clarence (Christian Slater) está celebrando su cumpleaños como siempre lo hace, Se conocen en el cinecon el ritual de todos los años: viendo películas de kung-fu en un destartalado cine de barrio, en Detroit. En ese momento, una rubia explosiva llamada Alabama (Patricia Arquette), hace su entrada en la sala derramando sus palomitas sobre él.

La pareja perfecta: Clarence y AlabamaDe este incidente surgirá un “romance de verdad” que llevará a los dos jóvenes a vivir una noche de pasión, tras la cual, Alabama le confiesa que es, en realidad, una prostituta alquilada por el mejor amigo de Clarence como regalo de cumpleaños.

A pesar de ello, a Clarence le da igual. Al fin y al cabo, La guapísima Patricia ArquetteAlabama es una despampanante rubia cañón que parece caída del cielo: le gustan las películas de kung fu, Elvis Presley y además, está locamente enamorada de él.

Deciden casarse al más puro estilo de locura americana y comienza su vida en pareja, pero lamentablemente esto no es un cuento de hadas (normal y corriente). Como Alabama había sido prostituta, a Clarence comienzan a entrarle celos del chulo que la controlaba (Gary Oldman). Decide acabar con él y, a raíz de eso, todo se complica.

Un maletín lleno de cocaína, la mafia, unos productores de Hollywood y un montón de policía, se mezclan en esta trepidante película de amor y de acción.

Una road movie que llega al corazón

Al más puro estilo de las road movies clásicasTrue Romance, es una película que mezcla el estilo de las road movies, con escenas violentas, sin olvidar el sentido romántico de la película, elevando escenas aisladas del film a categoría de obra maestra.

 

Un reparto impresionante

El reparto es de los que quitan el hipo: Gary Oldman se transforma (como suele ser habitual en él) para dar vida al sádico camello y proxeneta Drexl; Dennis Hopper da vida al padre del protagonista; Brad Pitt se pasa toda la película colocado, representando un papel de segundón total, y de los más divertidos de la película; Michael Rapaport es un amigo de Clarence que vive en Hollywood y le ayuda a conseguir el contacto con el que negociar la venta de la droga; James Gandolfini es el matón que persigue a la pareja, en busca de la droga; Tom Sizemore da vida a un policía un tanto pretencioso, mientras Chris Penn da vida a su compañero, completando ambos una pareja un tanto patética; Val Kilmer da vida a Elvis, el mentor del protagonista, si bien aparece siempre desenfocado en segundo término y sin apenas mostrarse su rostro; Bronson Pinchot, haciendo el papel de patético lameculos del productor de cine.

Christopher Walken, el mafioso sicilianoAparecen en esta película también dos fabulosos actores, como son Christopher Walken, legendario en el breve papel del gangster que hace el interrogatorio a Dennis Hopper, y Samuel L. Jackson, en un papel muy secundario como traficante de poca monta que acaba acribillado a balazos por Gary Oldman. Ambos se convirtieron en actores fetiche de Tarantino, apareciendo en “Pulp Fiction” (una de nuestra películas favoritas y de la que hablaremos otro día).

Guión de Quentin Tarantino

La película tiene bastantes diálogos memorables, entre los que destacan el de la azotea, cuando Alabama confiesa a Clarence que es prostituta, y el de Dennis Hopper explicándole a Christopher Walken que los sicilianos descienden de los negros.

Gary Oldman encarna al zumbao de DrexlEl guión de esta película fue escrito por el entonces desconocido Quentin Tarantino. La historia se basaba en un argumento ideado por él mismo.

Así, el personaje de Clarence se basó en el primer proyecto cinematográfico de Tarantino, “My Best Friend’s Birthday“, del que derivan algunos personajes más, buena parte del argumento e incluso algunas escenas.

El propio Tarantino vendió el guión con la intención de recaudar dinero para su ópera prima “Reservoir Dogs(1992).

Un film de culto

Al poco tiempo, cuando la popularidad del joven cineasta aumentó, Tony Scott dirigió esta road movie que rápidamente se convirtió en una cinta de culto para fans del género.Brad Pitt, el fumado compañero de piso

La crítica tiende a ensañarse con Tony Scott. En muchos artículos se comenta que Scott desaprovecha la magnífica historia de Quentin Tarantino, pero nosotros estamos en desacuerdo.

Cierto es que casi todas las escenas más legendarias de este film (el encuentro entre Hopper y Walken, el personaje de Pitt) son producto del delirante y genial guión de Tarantino, aunque también hay que decir que el increíble reparto y la soberbia banda sonora (que, a pesar de su sencillez, ha llegado al Olimpo de las bandas sonoras clásicas), así como la estética efectista de Scott han recibido los mejores comentarios del público.

Algo de violencia gratuita: la firma de TarantinoPartiendo del guión de Tarantino titulado “My Friend´s Best Party”, Tony Scott realiza una película muy atractiva desde el punto de vista visual, con su particular estilo característico en el rodaje de tiroteos, mostrándolos a cámara lenta, así como ambientes con halos de luz que inundan todo el plano.

 

El estilo tarantino

Un toque típico de Tarantino es que entre los personajes se entablan conversaciones y situaciones de lo más pintorescas: el encuentro entre Clarence y Drexl en el club de este último; la conversación entre el gangster y el padre de Clarence; el paseo en montaña rusa que le dan al ayudante estúpido y donde se lo pasan de vicio Alabama y Clarence.

Hay otros toques tarantinescos, como el comienzo de la película, en que Clarence se dirige al cine para asistir a un ciclo de películas de Sonny Chiba, actor al que admira Quentin (y que trabajó para él en “Kill Bill”).

Cartel de "Amor a Quemarropa"También, como en todo buen film de Tarantino, tenemos curiosos personajes como el de un chulo pasado de rosca que cree ser negro, el amigo de la pareja protagonista que es un actor frustrado y su compañero de piso colocado a todas horas del día, un padre policía, un gangster elegante que lleva sin matar a nadie un lustro, un matón sin escrúpulos especialista en dar palizas, un productor narcotraficante, su ayudante algo estúpido y cocainómano, la pareja patética de policías que quieren atrapar al productor.

Y es que, teniendo entre medias el mundo de Hollywood no desaprovechan la oportunidad de ridiculizarlo.

Bronson Pinchot, el patético ayudante del productor-camelloEl mérito de Tarantino se esconde en su soberbio guión, plagado de diálogos ingeniosos.

No obstante, cuando Tarantino escribió el guión de “Amor a quemarropa” pensó en sí mismo como el protagonista, no en alguien atractivo como Christian Slater.

Su protagonista era alguien feo, una especie de antihéroe fracasado que, de repente, conoce al amor de su vida.Escena de la cabina

En la película de Scott, Clarence es un tipo extraño e inclasificable, algo más profundo; un personaje más cercano al cómic que a la primera película de Tarantino, “My best friend’s birthday“, donde los personajes pasan de la alegria a la tristeza y todo parece intrascendente. Irreal.

Por ello, Amor a quemarropa” puede recordar a “Corazón Salvaje” de David Lynch, una película que, como la de Scott, nos cuenta un cuento de hadas (si atendemos al análisis clásico de “Corazón Salvaje” que dice que se trata de una versión durísima de “El Mago de Oz“), dentro de un mundo de sexo y violencia.

Según hemos podido leer en internet, Asesinos Natos” iba a ser la continuación de esta película, una teoría nada descabellada si observamos que ambas explotan el estilo de las road movies y que las parejas protagonistas, en ambos casos, son los Bonnie y Clyde de los ’90.

Sin embargo, la secuencia por la que quizás esta película es recordada es la de la brutal paliza que le propina James Gandolfini a Patricia Arquette, digna de encabezar la lista de palizas de Hollywood.

Trailer de la película:

Actualización del 18 de mayo de 2012:

Acabamos de volver a ver, por enésima vez, esta película. Nos encanta.

Pero no recordábamos que saliera el tema “Outshined” de Soundgarden ni el tema “Two Hearts” de Chris Isaak.

Actualización del 24 de julio de 2012:

Por alguna inexplicable razón, se nos olvidaba comentar lo magnífica que es la banda sonora de la película, compuesta por el genial Hans Zimmer, un compositor con una larga carrera llena de éxitos impresionantes.

La banda sonora de “Amor a Quemarropa” es quizás una de sus mejores obras. Es preciosista y minimalista. Llega al corazón.

 

Deja un comentario