De un par de años para acá nos hemos aburrido de escuchar la palabra.

 

¿Qué es un "hipster"?. Jack KerouacConfieso que la primera vez que oí este vocablo fue en 2009, tras descubrir a Kerouac.

Lo que me resulta curioso es que justo desde que conocí esa palabra, y que pensé que nunca más volvería a estar en boga, ha resucitado con más fuerza que nunca.

Pero no es oro todo lo que reluce.

Los primeros hipsters

En la década de los ’40 se acuñó este término para referirse a los aficionados al jazz, en especial al jazz más moderno que se popularizó en esos años.

¿Qué es un "hipster"?El término hipster proviene de la palabra “hip“, utilizada por los músicos del jazz de esa década para definir a quienes estaban inmersos en la, por entonces, novedosa subcultura afroamericana, lo que incluía ser un entendido en jazz.

La influencia de los bohemios músicos de jazz

Las fuertes influencias del “nuevo” jazz provocaron en sus seguidores un cambio de actitud y de manera de ver la vida, lo cual influyó en aspectos tan visibles como su forma de vestir, su humor irónico o su jerga, con el pretendido objetivo de imitar lo que resultaba tan atractivo para ellos como era la forma de vida dinámica y bohemia del músico de jazz. Ese ritmo de vida es lo que Kerouac buscó plasmar en su obra más conocida: “On The Road“.

Por ese motivo, también se buscaba imitar, en el vestir y en algunos otros aspectos de la vida, la pobreza que en ocasiones sufrían los músicos de jazz, generalmente artistas de raza negra y clase baja de las grandes ciudades.

De algún modo, los hipsters, generalmente jóvenes de raza blanca y clase media o media alta, creían que en la pobreza podía encontrarse el origen de la creatividad y la felicidad.

En ocasiones, esta forma de vida alternativa también les llevaba a tomar una actitud relajada ante el futuro, el trabajo, las obligaciones, las leyes e incluso los hábitos sexuales.

Los hipsters en la actualidad

Y llegamos al siglo XXI.

El concepto “hipster” se ha popularizado en los medios de comunicación y las redes sociales. Pero ya nada queda de lo que fue en sus orígenes.

Ahora recuerda más bien a los nuevos bohemios de los ’80, con leves toques grunge de los ’90.

¿Qué es un "hipster"?. Ser un actual hipster acabará siendo ridículoEl término ha quedado reducido a un estilo en la forma de vestir y algunos hábitos en la forma de vida, generalmente enfocada al consumismo.

Ya lo hemos vivido antes.

Como sucedió con el movimiento gótico, que ha acabado convirtiéndose en un festival de maquillaje y ropa oscura que ni siquiera sabe quién es Mary Shelley.

O como el intrincado concepto de metrosexual, que se vio simplificado hasta convertirse en poco más que un chulo barriobajero de discobar con bastante mal gusto en el vestir.

Como hemos dicho, ser un hipster en la actualidad parece limitarse, casi en su totalidad, a cumplir determinados patrones en el vestir.

Las grandes franquicias de moda lo han conseguido: todo el mundo viste ya pantalones slim fit o skinny.

Por las calles transitan un sinfín de urbanitas ataviados con un aspecto chocante que mezcla las barbas de buscador de oro con los trajes finos bien cortados y las alpargatas de esparto del mercadillo.

Los hipsters en la actualidad: consumismo y pose para quien pueda pagarlo

Ya nada o casi nada queda del concepto vanguardista, alternativo y rebelde de los hipsters de los años ’40.

Ahora su contracultura se vende cara en los escaparates de las marcas más caras. Son los hipsters los principales consumidores de gadgets y tecnología de la comunicación como smartphones, tablets o iPodscuyas aficiones son la fotografía, las redes sociales y la crítica social.

¿Qué es un "hipster"?. El hipster de "Ocho Apellidos Catalanes"Su ego desenfrenado les lleva a publicar innumerables artículos en sus blogs, disertando sobre lo humano y lo divino, con una mal disimulada obsesión por decirle a los demás lo que está bien y lo que está mal.

Hasta el cine patrio se ha hecho eco de este movimiento estético. No hay más que ver el cartel de la película española más taquillera del año: “Ocho apellidos catalanes“.

El “manual del hipster

En 2003, Robert Lanham, en su libro de humor satírico “The Hipster Handbook” (“El Manual del Hipster“), definía a los hipsters como:

aquellos a los que ves por la ciudad fumando cigarrillos europeos, calzando zapatos de plataforma y leyendo biografías del Che Guevara.

Y siguiendo con la obra de Lanham, puede definirse al hipster como

aquel que posee gustos, actitudes sociales y opiniones consideradas lo guay de lo guay. (Nota: en adelante no se recomienda usar el término “guay”; el hipster usará en cambio el término “mazo”.)

Con mucha ironía, Lanham afirma que

el hipster camina en medio de las masas en la vida diaria, pero no es una parte de ellas y huye o reduce a kitsch cualquier cosa adorada por la corriente principal. Un hipster idealmente posee no más de un 2% de grasa corporal.

En mi opinión, este movimiento (quizás sin recibir aún la denominación de “hipster“) surgió en las más grandes urbes occidentales del mundo.

Es más, me atrevo a señalar la ciudad de Nueva York como origen.

Ya en 2009 pude observar algunos de los comportamientos, actitudes e indumentarias que he descrito anteriormente. De hecho, me llamó poderosamente la atención una persona que estaba sentada en la fuente Bethesda de Central Park, que llevaba puestas unas gafas de pasta típicas de los ’80. En ese momento pensé: “esto se va a poner muy de moda dentro de unos meses”.

Las guías para ser hipster

Resulta un tanto patético (por no decir insultante) que existan guías para ser un hipster en Wikihow o en About.com por poner solo dos ejemplos.
¡Ah! ¡casi lo olvidaba!: “Los 25 pasos imprescindibles para convertirse en hipster“.

Una lectura rápida de esas guías demuestra que el “nuevo” hipster es tan solo un consumista obsesionado por su apariencia.

De hecho, según Víctor Lenore, el movimiento hipster se ha convertido en la “subcultura” favorita del capitalismo.

¿Eres un verdadero hipster?

Por último, para terminar con un poco de humor satírico (típico del movimiento hipster original), citaremos de nuevo a Lanham, quien propone una serie de

Pistas de que eres un hipster:

  1. Te graduaste en una escuela de artes liberales cuyo equipo de fútbol no ha ganado un partido desde la era Reagan.
  2. Frecuentemente usas el término “postmoderno” (o su variación habitual “posmo“) como adjetivo, sustantivo y verbo.
  3. Llevas una bolsa de mensajero con la correa por el hombro y llevas o has llevado puestas unas gafas de pasta o de estilo Elvis Costello.
  4. Has refinado tu gusto y te consideras excepcionalmente culto, pero tienen un vicio pop (Elimidate, Quiet Riot, y Entertainment Weekly son los más populares) que te permiten definirte como ecléctico.
  5. Has besado a alguien de tu mismo sexo en alguna ocasión y a menudo lo mencionas en conversaciones casuales.
  6. Pasas gran parte de tu tiempo de ocio en bares y restaurantes de nombres monosilábicos como Plant, Bound y Shine.
  7. Compraste platos y un mantel de cuadros en una tienda de segunda mano para ser kitsch y a menudo celebras fiestas con cena vegetariana.
  8. Tienes un amigo de derechas (republicano según el autor) a quien siempre le describes como “un amigo de derechas”.
  9. Disfrutas quejándote del envejecimiento de la sociedad cuando tú eres responsable por ti mismo.
  10. Tu pelo luce mejor sin lavar y colocas la cabeza en la almohada por la noche de manera que se maximicen los cuernos (mechones despeinados) como lametazos de vaca.

Actualización del 29 de junio de 2015:

Parece ser que ahora no es la absenta la bebida de los hipsters

Actualización del 14 de enero de 2016:

Incluimos citas de Robert Lanham y una referencia a “Ocho apellidos catalanes”.

Deja un comentario