Ahora puede decirse que ya estamos espiritualmente preparados para volver a Japón.

Aunque primero dedicaré toda la mañana a preparar un poco más el viaje, mientras Pilar trabaja.

Deja un comentario