La sensación que recorre nuestro cuerpo ahora mismo es indescriptible.

Una sensación de relajación y de paz interior nos ayuda a superar el pequeño trauma que supone el tener que abandonar el paraíso terrenal de la última noche.

El Fujiyama nos espera.

Deja un comentario