Ayer por la tarde, al fin, nos lanzamos a ver una película que llevábamos años queriendo ver.

Se trata de “No es País para Viejos” (“No Country for Old Men“, 2007), dirigida por los hermanos Coen y cuyo guión está basado en una novela de Cormac McCarthy.

Sinopsis

El film nos sitúa en Nuevo México, cerca de Texas y de la frontera con México, en el año 1980, donde Llewelyn Moss (Josh Brolin), antiguo veterano de la guerra del Vietnam y actualmente dedicado a la caza, descubre varias camionetas abandonadas en medio del desierto que, en realidad, son el resultado de una matanza relacionada con el narcotráfico.

"No es País para Viejos" ("No Country for Old Men", 2007)

Además de los cuerpos acribillados y un cargamento de droga, Llewelyn encuentra una maleta con dos millones de dólares. Moss decide quedarse con el maletín lleno de dinero y emprender la huída, a pesar de que sabe que es una locura y que puede traerle problemas.

"No es País para Viejos" ("No Country for Old Men", 2007)

El asunto es investigado por el viejo y experto sheriff Ed Tom Bell (Tommy Lee Jones) mientras numerosos enviados de la mafia intentan recuperar el dinero. Entre ellos destaca Anton Chigurh (Javier Bardem), el tipo más frio y despiadado del mundo.

Javier Bardem en "No es País para Viejos" ("No Country for Old Men", 2007)

La película entonces se convierte en el juego del gato y el ratón, mientras el sheriff Bell va tras la pista de ambos.

Fabulosa e inquietante ambientación

Lo cierto es que la película está muy bien realizada. Una fotografía excelente nos sumerge en el ambiente polvoriento y caluroso del suroeste de Estados Unidos.

"No es País para Viejos" ("No Country for Old Men", 2007)

Un reparto de lujo

Y un reparto de lujo en donde, a pesar de las magníficas críticas, pensamos que Bardem realiza quizás el peor de los trabajos de su carrera. Para nosotros el gran protagonista de la película es Nuevo México y sus desiertos.

"No es País para Viejos" ("No Country for Old Men", 2007)

Aunque nos ha encantado también el trabajo de Josh Brolin.

Josh Brolin en "No es País para Viejos" ("No Country for Old Men", 2007)

El papel de Tommy Lee Jones es insulso, anodino, y totalmente prescindible (más allá de que aparezca en la novela, por supuesto). Y en cuanto al genial Woody Harrelson, amado por muchos y odiado por muchos más, su interpretación de chulo sureño es impecable. Lástima que quede tan desaprovechado en la película.

Tommy Lee Jones en "No es País para Viejos" ("No Country for Old Men", 2007)

Lenta e inacabada

Definitivamente, la película es casi perfecta en el apartado técnico, pero su desarrollo resulta a ratos lento, demasiado contemplativo, dejando mucho para la intuición, y sin profundizar más en la psicología de algunos personajes.

El final es… indescriptible, en el peor de los sentidos. ¿Hay alguna metáfora oculta?, ¿hay alguna enseñanza o moraleja que se nos haya escapado?

 

En resumen, se trata de una gran película, pero que no colma todas las expectativas.

Avisados quedan.

"No es País para Viejos" ("No Country for Old Men", 2007)

Por cierto, seguramente hay un buen número de curiosidades, pistas y detalles en los que quizás no te fijes cuando veas la película.

Aquí tienes un buen listado (en inglés).

 

Deja un comentario