Tras un receso de casi un año, y con otro viaje al oeste americano a nuestras espaldas, retomamos esta serie de artículos en una tarde lluviosa y fría como la de hoy, precisamente con un disco perfecto para tardes como la de hoy …

No se nos ocurre, al menos en este momento, un álbum mejor para acompañarnos por la zona de Colorado en un día de lluvia que el primer trabajo discográfico de COUNTING CROWS titulado "August and Everything After".

Vale, de acuerdo, Colorado no está en el oeste sino en el medio-oeste de Estados Unidos, pero se entiende perfectamente a dónde queremos llegar… (y sino fuera porque se supone que hablamos de discos perfectos para viajar por el oeste, diríamos que también es un disco perfecto para viajar por el noreste, y si no, no hay más que escuchar "Raining in Baltimore" o la preciosa "Omaha").

August and Everything AfterLo que queremos decir es que se trata de un álbum americano en el sentido más estricto de la expresión. Pero no la América country, ni la América de raíces latinas, ni nativas, sino la América de colonos asentados en el norte, en lugares de extensas praderas verdes, donde la lluvia y la nieve son protagonistas de la mayor parte de las estaciones.

Por eso,este álbum es el compañero perfecto para cruzar en coche parajes de Oregón, Colorado, Dakota del Norte o Washington (si exceptuamos el sonido grunge en este último caso, ¡claro!).

El disco es absolutamente redondo. No es solo un conjunto de temas de relleno de su mundialmente conocido éxito "Mr. Jones", sino que está repleto de temazos de sonido perfecto, intimista, ligeramente nostálgico (qué, ¿apetece una buena taza de café?)

Entre los once temas que llenan el disco, destacan "Round Here", "Omaha", "Mr. Jones" o "Anna Begins" además de la pegadiza "Rain King".

 

¡Buen viaje!

Deja un comentario