Ayer tocaba sesión doble de la saga Crepúsculo.

Cartel de "Luna Nueva" ("New Moon", 2009)Por la tarde pensábamos ver la segunda parte, pero al comenzar decidimos volver a ver primero Crepúsculo para recordar los detalles de cómo acababa.

Luego, por la noche, llegó el momento de meter en el reproductor de DVD “Luna Nueva” (“New Moon“, 2009).

Esta segunda entrega de la saga de vampiros del noroeste estadounidense parece haber perdido buena parte del encanto romántico adolescente de la primera.

Sinopsis

Edward y Bella en "Luna Nueva" ("New Moon", 2009)En lo que se refiere al argumento, el film adquiere, por momentos, tintes de culebrón mexicano con la incidencia e insistencia en la relación de la protagonista, Bella, con el vampiro Edward, quien a su vez cree más conveniente que dicha relación no continúe, mientras el tercero en discordia, Jacob, el amigo de la infancia y nativo quileute, parece “meter ficha” constántemente con sus poses sin camiseta, su torso musculoso y depilado.

Bella y Jacob en "Luna Nueva" ("New Moon", 2009)

Lentísimo desarrollo y banda sonora floja

Los minutos de metraje parecen ir consumiéndose con escenas de muy lento desarrollo, con una Bella obsesionada con el atractivo vampiro Edward y, en general, con un paupérrimo dinamismo; aunque, claro está, la culpa no es del director, sino probablemente de la propia autora de la novela.

"Luna Nueva" ("New Moon", 2009)A ese devenir de escenas de mínima intriga y casi nula acción le acompaña una banda sonora insusla como pocas. Y es que, la distancia que separa a esta banda sonora con la de la primera parte es más que notable. Precisamente, la banda sonora, era uno de los apartados en los que teníamos depositada mayor confianza y ha resultado ser decepcionante.

Fotografía menos lúgubre y fría

En el apartado técnico, se echa en falta la fotografía lúgubre y fría de las imágenes ultra filtradas de “Crepúsculo“. En la primera media hora de la cinta se tiene la sensación de estar viendo úna película teenager a lo “American Pie” en vez de una película de vampiros.

Edward Cullen y su Volvo. "Luna Nueva" ("New Moon", 2009)Se echa en falta esa imagen oscura, siniestra, azulada, que tan bien le sienta a una película ambientada en Forks y en toda la zona del Estado de Washington que rodea al pueblo, tan húmeda, oscura y de bosques tan azulados y profundos. Menos mal que después se va volviendo poco a poco a esa fotografía, cuyo artífice, por cierto, es el guipuzcoano Javier Aguirresarobe.

Tan solo una continuación

"Luna Nueva" ("New Moon", 2009)En fin, mucho y buen material para chiquillas púberes, pero insustancial guión para los que esperamos algo más de aquello que nos gustó de la primera película: una ignorante Bella adentrándose en el mundo de los vampiros.

Al menos nos queda el consuelo de saber que habrá una tercera, que se estrenará el próximo 30 de junio, así como una cuarta parte que, según hemos sabido, se dividirá en dos películas más. Pero para eso tendremos que esperar hasta noviembre de 2011.

Luna Nueva, rodada en Vancouver (Canadá). "Luna Nueva" ("New Moon", 2009)

"Luna Nueva" ("New Moon", 2009)

Los Volturi. "Luna Nueva" ("New Moon", 2009)

"Luna Nueva" ("New Moon", 2009)

"Luna Nueva" ("New Moon", 2009)

 

9 Comentarios

  1. saben aunque se que se va aoir estupido pero eso lo siento puedo sentir los sentmientos de BELLA Y EDWARD HASTA DE LA PROPIA RENESMEE se lo se siente todo eso a lo mejor tengo el don de JASPER bueno eso yo digo ha otra cosa me encanto la saga me gustaria que sacaran un disco de musica de la saga.

Deja un comentario