La tradición de celebrar el Día de la Marmota, como lo conocemos, comenzó el 2 de febrero de 1886.

Clymer H. Freas, un inteligente hombre de negocios, y el editor del periódico Punxsutawney Spirit de Pensilvania, promocionaron a la marmota de su pueblo como el pronosticador oficial del Día de la Marmota, convirtiendo a este día en un acontecimiento de interés periodístico.

Celebrando el Día de la Marmota en Gobbler's Knob

La marmota recibió el nombre de:

Punxsutawney Phil, vidente de videntes, sabio de sabios, pronosticador de pronosticadores y extraordinario profeta del clima.

Cartel de El Día de la Marmota en Punxsutawney (Pensilvania)Proclamándose también su ciudad natal, Punxsutawney, como la capital mundial del clima.

Al año siguiente, la celebración se trasladó a Gobbler’s Knob, donde sigue celebrándose desde entonces.

Pero la tradición arranca de muchos siglos atrás.

 

Los orígenes remotos de la tradición del Día de la Marmota

El Día de la Marmota tiene su origen en la celebración pagana gaélica/celta llamada Imbolc, uno de las cuatro principales festivales del calendario celta que se celebra aproximadamente el 1 ó 2 de febrero, que es la fecha intermedia entre el solsticio de invierno y el equinoccio de primavera en el hemisferio norte.

Según la leyenda, en esa fecha, la diosa femenina del clima, llamada Cailleach (que significa bruja), estaba a punto de quedarse sin leña. Si quería un bonito y largo invierno, necesitaba conseguir un día brillante y soleado para poder salir a la calle y recoger un montón de leña. Pero si el día era nublado, significaba que Cailleach estaba calentita en su cama durmiendo y sin necesidad de reunir más leña por lo que la primavera estaba en camino.

Posteriormente, los primeros cristianos que vivían en Europa tenían por costumbre celebrar el Día de la Candelaria. Habitualmente, la religión cristiana ha tratado de sustituir las celebraciones paganas por otras cristianas, para intentar reducir el paganismo y conseguir el mayor número de creyentes. Eso mismo ha sucedido con la Semana Santa o la Navidad, por ejemplo. De hecho, el Día de la Candelaria se sitúa 40 días después del Día de Navidad, y se supone que representa el día en que el niño Jesús es presentado en el templo ante los judíos.

En la celebración del Día de la Candelaria, los clérigos bendecían velas y la distribuían entre las personas durante los días más oscuros del invierno. Esas velas se encendidan y se colocaban en las ventanas de las casas, una por cada ventana.

La creencia decía que si el sol salía el 2 de febrero (fecha que representaba el punto medio entre el invierno y la primavera) significaba que el clima invernal se mantendría seis semanas más.

De acuerdo con el viejo dicho de Inglés:

Si el día de la Candelaria es normal y brillante,
el invierno tiene otro vuelo pendiente.
Si la Candelaria trae lluvia y nubes,
el invierno no vendrá más.

En Escocia, hay otro dicho:

Si Día de la Candelaria es brillante y claro,
habrá dos inviernos en el año.

Y en Alemania otro:

En tanto el sol brille en el Día de la Candelaria,
hasta mayo habrá ventiscas y nevadas.
En tanto la nieve sople en el Día de la Candelaria,
así el sol brillará antes de mayo.

 

La tradición del Día de la Marmota llega a Estados Unidos

Cuando los colonos alemanes llegaron a las tierras de los indios Delaware en el siglo XVIII, llevaron consigo la tradición del Día de la Candelaria,

Por aquel entonces, los indios nativos Delaware estaban asentados en Punxsutawney (Pensilvania, Estados Unidos) un poblado situado a mitad de camino entre los ríos Allegheny y Susquehanna, a 90 millas al noreste de Pittsburgh, en la intersección de la Ruta 36 y la Ruta 119. El nombre de Punxsutawney proviene de la expresión india “ponksad uteney“, que significa “la ciudad de los mosquitos”.

Las marmotas eran consideradas antepasados honorables por los indios Delaware.

De acuerdo con las creencias originales de los indios Delaware sobre la creación del universo, sus antepasados ​​comenzaron viviendo como animales en la “Madre Tierra” y emergieron siglos más tarde para cazar y vivir transformados ya como seres humanos.

La marmota Phil durante la celebración del Día de la MarmotaDe hecho, la palabra “woodchuck” (marmota americana) proviene de la leyenda india “Wojak la marmota, donde se consideraba a Wojak la marmota primigenia (algo así como el Adán cristiano o Q’wati “el transformador” para la tribu quileute).

En Europa la fiesta del 2 de febrero, conocida como la de “el señor del clima” se celebraba con un oso o un tejón.

Probablemente la tradición europea de “el señor del clima” se fusionó con las creencias de los indios Delaware acerca de las marmotas y surgió la tradición como la conocemos actualmente.

Deja un comentario