A estas alturas supongo que resulta innecesario comentar que en “Regreso al Futuro 2“, Marty McFly y su novia Jennifer viajan al futuro con el doctor Emmet Brown en su máquina del tiempo construida con un Delorean.

Hace 5 años, en 2010, publicamos un artículo en el que analizábamos si la película “Regreso al Futuro 2” había acertado al intentar mostrar lo que en 1989 se esperaba que fuera el futuro y vimos que su nivel de acierto era más que notable.

Ahora, con motivo de la inminente llegada del 21 de octubre de 2015, vamos a hacer un repaso de los dispositivos que aparecen en el film y del grado de acierto que el genial Robert Zemeckis alcanzó en su legendaria película.

Aeropatines

Quizás el error más conocido de los cometidos por Zemeckis al intentar adivinar el futuro y el que más líneas ha supuesto en blogs y otros medios de comunicación. 

Los seguidores de la saga aún siguen soñando con adquirir uno de ellos (turborizado o no; eso da igual).

De momento, se encuentran a la venta medios de transporte de aspecto similar que, aunque no permiten deslizarse por el aire, representan todo un avance y, además, con un aire profundamente futurista, como son los segway y los monociclos autoequilibrados (como AirWheel, GoWheel o Neopatini).

Algo es algo…

Gafas “inteligentes”

Éste es quizás el único invento que, tan solo por motivos legales, no está disponible para comercializarse en la actualidad.

Hace ya años que Apple anunció el desarrollo y comercialización de las iGlasses, unas gafas tecnológicas sin parangón, pero debido a la normativa de protección de la intimidad de numerosos países, se encuentra aún en el limbo de los avances tecnológicos.

 

Ropa “inteligente”

La ropa con dispositivos “inteligentes” o “wearables” está revolucionando el mundo de la electrónica de consumo en el último lustro. Relojes, pulsómetros, zapatillas e infinidad de aparatos están adheridos a la ropa para registrar constantes vitales o cualquier otro uso imaginativo.

Por cierto, el otro día me pareció ver que en Zara venden una chaqueta que recuerda bastante a la de Marty. Eso sí, estoy seguro de que no tenía autosecado ni ajuste automático de mangas.

Zapatillas deportivas con “robocordones”

Ya vimos hace año y medio que este producto se ha fabricado y comercializado con éxito aunque no se trata aún de un producto popular.

Nike con "robocordones"

Videollamadas

Se trata de una tecnología ampliamente extendida y desarrollada.
De hecho, gracias a las videollamadas por Skype o Facetime, numerosas empresas han dejado de gastar ingentes cantidades de dinero en viajes de negocios.

 

Pantallas planas colgadas de las paredes

Ésta es quizás la tecnología más extendida en todo el mundo. La invención de las pantallas planas de tubos catódicos dieron paso a las de tecnología LCD y, posteriormente, a las de tecnología LED, de muy bajo consumo, altísima duración y definición que, a día de hoy, ya se está popularizando en 4K.

¡Qué sería de las minúsculas habitaciones de hotel de Japón si no pudieran colgar los televisores planos de las paredes!

Drones

Cada vez más utilizados en periodismo, aunque todavía no al nivel que aparece en la película.

Quizás el verdadero error que comete el film es no mostrar a numerosas personas con sus smartphones tomando fotos del momento y subiéndolas a Instagram, Facebook, o subiendo el vídeo a Youtube… 😉

Además, Zemeckis no supo prever la decadencia de la prensa publicada en papel, ni tampoco la muerte de la princesa Diana, quien aparece en el periódico del film como “reina Diana”.

Por cierto, respecto a los drones, de lo que no tenemos constancia es de los paseadores automátizados de perros.

Camareros robot

Aunque desconozco si existe algún bar en el que un robot te atienda, fue noticia hace unos meses la apertura de un hotel en Japón en el que todo el personal que atiende a los huéspedes está formado por robots, por lo que podemos decir que, aunque no es algo común en nuestros días, el film acertó.

Videojuegos accionados sin usar las manos

El videojuego “sin manos” es un invento que surgió hace casi una década con la consola Wii y que actualmente se ha perfeccionado para no necesitar si quiera que sostener un dispositivo en la mano.

Para los ordenadores, también es relativamente popular su utilización a través de unos dispositivos que permiten teclear sin teclado o mandar órdenes a la máquina con movimientos de las manos o con órdenes dictadas de viva voz.

Incluso numerosos automóviles presentados este año 2015 ya incluyen la posibilidad de activar algunas funciones con determinados movimientos de las manos a través de sus equipos de entretenimiento instalados.

Pero los viejos arcades nos siguen encantando, no solo a los que pertenecemos a la generación X, sino también a las nuevas generaciones.

Reconocimiento de huella dactilar

Uno de los avances más interesantes, que se ha popularizado gracias a Apple, quien lo introdujo por primera vez hace dos años en su iPhone 5s.

Dispositivos portátiles personales

Otro de los aciertos más obvios.

Actualmente la vida moderna no puede entenderse sin un dispositivo portátil de poco tamaño con el que comunicarnos y llevar a cabo múltiples tareas, como la de pagar el taxi, conectarse a internet, etc.

Carteleras holográficas 3D

Aunque ya se han estrenado vallas publicitarias con diversas tecnologías holográficas, aún no es posible su disfrute sin accesorios como gafas especiales. Además, el nivel de desarrollo del 3D es muy inferior al de la película.

Papel repelente al polvo

El almanaque deportivo (que tantos problemas causa a los protagonistas) no estaba recubierto de papel repelente al polvo, un invento que comentó la vendedora de la tienda de antigüedades.

Pues bien, aunque la industria de los materiales de última generación ha avanzado espectacularmente y exixten materiales increíbles, como el papel repelente al agua, no tenemos constancia de que exista el papel repelente al polvo.

Más aún, Zemeckis predijo que los aspiradores ya no se utilizarían. ¡¿Qué sería de Dyson si eso ocurriera?!

Por cierto, el almanaque deportivo de la película no se publica realmente, pero en internet puedes encontrar numerosas réplicas e incluso esta funda para tu iPad.

Coches voladores

Uno de los grandes errores.

Sí, actualmente los coches pueden aparcar solos, detectar accidentes inminentes, realizar frenadas de emergencia y muchas cosas más, pero no, todavía no pueden volar.

Existen algunos prototipos en pruebas, pero no podemos hablar de coches voladores como medio habitual de transporte.

Eso sí, el Delorean sigue siendo un coche tremendamente popular y con aire retrofuturista muy valorado.

Automóviles ecológicos y uso de energías alternativas

Obviamente, es uno de los grandes aciertos del film.

Vale que con un poco de basura no pueden aún generarse 1,1 gigawatios, pero evidentemente la apuesta del mercado por los vehículos eléctricos y el uso de energías alternativas es más que notable.

Matrículas personalizadas de última generación

Aunque la tecnología de reconocimiento de matrículas ha llegado ya a nuestras carreteras (provocando que cada vez sea más difícil evitar multas por exceso de velocidad), no tenemos constancia de que existan matrículas de alta tecnología en ningún país del mundo, a día de hoy.

Eso sí, en cuanto descubran las ventajas de ese tipo de matrículas para incrementar los ingresos por multas, seguramente tardaremos poco en verlas en nuestros coches.

Moda extravagante y muy variada

No hay más que darse una vuelta por algunas tiendas de ropa de las franquicias más famosas del mundo para ver que esto se ha cumplido en un alto porcentaje.

El consumismo y el culto por lo personalizado y “customizado” es ahora mayor que nunca antes.

Hidratador de comida

Actualmente no existe un electrodoméstico así en ninguna cocina convencional. No sabemos si en las cocinas de la NASA es algo común.

De todos modos, no parece un invento que pudiera tener mucho éxito, a juzgar por la creciente demanda de productos de frescos y cocina natural.

¿Se nos olvida algún invento más?

Deja un comentario