Acabamos de ver una película de acción totalmente ochentera.

Black Rain” (Ridley Scott, 1989) es una de esas películas que han caído en el olvido, a pesar de estar protagonizada por dos grandes de Hollywood como son Michael Douglas y Andy García.

Sinopsis

Michael Douglas y Andy García en "Black Rain" (Ridley Scott, 1989)Nick y Charlie son dos policías de Nueva York con vidas, formas de trabajar y aspecto muy diferentes, lo que no es obstáculo para que además sean amigos.

Mientras conversan en un pequeño restaurante italiano de Manhattan observan impotentes cómo una banda de yakuza (mafiosos japoneses) acaban, a sangre fría, con la vida de dos empresarios que se encontraban comiendo en el local con otras personas, en lo que, a todas luces, es un ajuste de cuentas entre bandas rivales.

Juntos, los dos policías consiguen detener al asesino y son designados para escoltarle en avión y entregarle a la policía japonesa en Osaka. Pero un grupo de mafiosos se adelantan a las autoridades de Osaka y rescatan a este asesino.

"Black Rain" (Ridley Scott, 1989)La pareja de policías, sin quererlo, entra en una guerra de bandas, en un mundo que no entienden. Sus únicos apoyos son un veterano oficial japonés, Matsumoto (Ken Takakura), asignado para acompañarles pero que no gusta de los métodos de los americanos, y una mujer de Chicago (Kate Capshaw) que lleva años viviendo en Japón al frente de un local de alterne.

Un ambiente claustrofóbico

La primera vez que la ví, a los pocos años de su estreno en el cine, si algo me cautivó de esta película fue la escena en que entregan al mafioso a las autoridades japonesas en el aeropuerto de Osaka. Realmente me impresionó el ambiente opresivo, lluvioso y el extraño idioma de los impresos que Douglas tenía que firmar. Me recordó a una de mis favoritas, “Blade Runner (quizás Ridley Scott esté obsesionado con este tipo de ambientes, a juzgar por esos ejemplos o el de “Alien” otra de sus emblemáticas películas).

"Black Rain" (Ridley Scott, 1989)

Verhoeven era el elegido

Pero no era Ridley Scott el director originariamente pensado para llevar a cabo el rodaje. El director originalmente escogido para hacerse cargo del proyecto era Paul Verhoeven, recientemente aplaudido por su éxito mundial “Robocop.

Un film sobre la yakuza

Se trata, posiblemente, de la primera vez en el cine convencional occidental en que se trata el tema de la Yakuza.

Y es que, en los años 80, abundaron las películas en las que el telón de fondo era el choque de culturas, y Japón era uno de los destinos preferidos. Lo exótico se vendía muy bien.

"Black Rain" (Ridley Scott, 1989)

Por cierto, en esta película se incurre en el clásico error de la incultura occidental al confundir a las geishas con prostitutas. La frase de Andy García “pienso pasarme por la piedra a todas las geishas” pasará a la historia de lo lamentable…

La película presenta otra de esas parejas imposibles intentando resolver un asunto, algo muy típico de los ’80 (“Arma Letal“, “Danko. Calor Rojo“, “Robocop“, etc).

"Black Rain" (Ridley Scott, 1989)

Problemático rodaje en Japón

El rodaje se llevó a cabo, en su mayor parte, en Japón, algo muy novedoso en la época.

No obstante, el visado del equipo de rodaje caducó justo antes de finalizar el rodaje, por lo que la escena final se rodó en el Valle de Napa (California), donde un  torii estratégicamente situado nos hacía creer que estaban en los alrededores de Osaka.

"Black Rain", rodada en Osaka

Miedo a lo japonés

La película es un claro exponente del cine hollywoodiense de los ’80, y no solo por el enorme número de estereotipos, puñetazos y tiros que pueden verse en el film, sino también por el miedo que la industria cinematográfica norteamericana comenzaba a mostrar (seguramente por su ignorancia) por el potencial y la pujanza de la economía japonesa desde principios de esa década, que llegó a Estados Unidos en forma de tsunami monetario, lo cual sentó muy mal al tío Sam, y provocó que el país del sol naciente entrara a formar parte de la lista de enemigos de la patria (al menos para los medios de comunicación).

Escena de Dotombori (Osaka) en "Black Rain"

El resultado final se acompaña de una banda sonora ochentera que resulta un calco de la de cualquier otra película de acción de los ochenta, por mucho que la compusiera el genial Hans Zimmer.

Michael Douglas, el antihéroe

"Black Rain" (Ridley Scott, 1989)Michael Douglas, una de las grandes estrellas de la década, profundiza en esta película en su perfil más oscuro, el que le encumbrara dos años antes dando vida al malvado Gordon Gecko en “Wall Street. Cada vez se aleja más de los papeles cómicos de películas como “Tras el Corazón Verde“.

En “Black Rain” Douglas es un héroe con sombras: un policía investigado por asuntos internos, divorciado y asolado por las deudas económicas. Pero además, se trata del clásico héroe de los ’80, que se saltaba las normas, que fumaba y bebía delante de la cámara, que no paraba de decir tacos y montaba en moto sin casco.

Cartel de "Black Rain" (Ridley Scott, 1989)Junto a él, un Andy García que empezaba ya a ser un muy conocido gracias a su papel en “Los intocables de Eliot Ness” y justo antes de embarcarse en la tercera parte de “El Padrino“.

Entre los actores japoneses destaca Yusaku Matsuda, que da vida al asesino Sato.

Para Matsuda, éste sería su último papel ya que antes de empezar el rodaje le fue diagnosticado un cáncer, a pesar de lo cual aceptó argumentando que “de esta forma, viviré para siempre”. Murió el 9 de noviembre de 1989, apenas siete semanas después de que se estrenara la película.

 

La bomba de Hiroshima

Cartel de "Black Rain" (Ridley Scott, 1989)El título del film proviene de la metáfora que utiliza uno de los jefes de una banda de yakuza cuando habla con Nick y le reprocha que Estados Unidos, tras el lanzamiento de las bombas de Hiroshima y Nagasaki, provocó no solo una lluvia negra, sino también el surgimiento de gente indeseable y matones.

En resumen, una película entretenida pero injustamente cargada de tópicos contra los japoneses.

Por cierto, nostálgica escena la del comienzo de la película, con Douglas a lomos de una moto cruzando el puente de Manhattan y con las Torres Gemelas al fondo de la imagen…

Michael Douglas cruzando en moto el puente de Manhattan en "Black Rain"

 

3 Comentarios

  1. No? Anda, es que como es un clásico, pensaba que la conocías, y por eso me extrañaba que dijeras que ésta era la primera peli que trataba del tema Yakuza. Es fácil de conseguir (yo la tengo, si no me lo dices y te la pongo en dropbox :D)

Deja un comentario