Las mañanas de lluvia nos encantan, sobre todo en otoño.

Y si son de sábado, ¡ son tan diferentes !

Los centros comerciales se llenan de parejas de treintañeros que dedican media mañana a comprar todo lo necesario para la semana.

Y quizás algún juguete para alguna pequeña persona que les espera en casa.

Y mirando al cielo, mientras cae la lluvia, recuerdas los mejores momentos que en días así has vivido.

Por alguna razón, no me vienen a la cabeza malos recuerdos. Bueno, es sábado. El fin de semana todavía es un proyecto y piensas que va a durar eternamente.

Sal a la calle y mójate.

Siempre puedes volver a casa, darte una ducha y entrar en calor justo antes de comer.

Por nuestra parte, la lluviosa mañana de sábado la hemos aprovechado comprando un regalito para ese sobrino al que queremos tanto y que ya cumple cinco años (¡qué mayor es ya!).

 

Compartir
Artículo anteriorBUSCANDO LA FELICIDAD SIN DESFALLECER
Artículo siguienteBUGS OR GHOSTS?
Nos gusta viajar, el cine y la música. O sea, como todo el mundo... ¿o no?

2 Comentarios

  1. No sé si eres Carmen o Alex el q lo ha escrito.
    Al comentar eso de las mañanas, me ha venido irremediablemente a la memoria la imagen de Alex bajando EN PIJAMA a comprar el pan en Salamanca.

    Buenos buenos tiempos !!!

    En cuanto a lo de la música en el desayuno…creo que mis vecinos no apoyan mi afición…

  2. Que bueno, me encantan los sábados por la mañana, sobre todo levantarme pronto y desayunar con calma, escuchando música y salir a la calle lo antes posible para espirar ese aire fresco mientras saco al perro de paseo.

Deja un comentario