Ayer por la noche volvimos a ver una película de Las Vegas.

Se trata de la conocida “Showgirls” (Paul Verhoeven, 1995), una película ambientada en la “ciudad del pecado”.

Salvados por la campana

Elizabeth Berkley en "Showgirls" (1995)Esta película levantó, en su estreno, un enorme revuelo en los medios de comunicación dado su alto contenido sexual y su enorme cantidad de escenas explícitas, además de ese ambiente profundamente machista que se respira en toda la cinta.

Aunque, para ser sinceros, el motivo por el que mucha gente se acercó a los cines a verla fue que la película está protagonizada por Elizabeth Berkley, una de las populares chicas de la serie juvenil “Salvados por la Campana, en la que hacía el papel de Jessie Spano, estudiante algo mojigata y feminista. Y es que, “Showgirls” incluye un buen número de escenas en las que puede verse a la ex Spano con muy muy poca ropa.

Sinopsis

Nomi Malone (Elizabeth Berkley), una provinciana joven ambiciosa cuyo sueño es bailar, llega a Las Vegas para convertirse en bailarina de un hotel de primera clase y ganar fama y dinero.

Elizabeth Berkley en "Showgirls" (1995)

Allí conoce a Molly, una costurera del Hotel Stardust, y rápidamente se hacen muy buenas amigas.

En su camino hacia la fama, Nomi conocerá a mucha gente depravada, y se verá obligada a protagonizar escenas de alto contenido sexual.

"Showgirls" (1995)

Mientras persigue su sueño, Nomi consigue un trabajo como bailarina en el sórdido club Cheetah donde, tras un encuentro casual con Cristal Connors (Gina Gershon), la estrella del espectáculo que Nomi sueña protagonizar, la protagonista se las arregla para obtener una prueba para entrar a formar parte del coro.

Gina Gershon en "Showgirls" (1995)

Sin embargo, pronto se da cuenta que la fama tiene un alto precio que debe pagar con sus amistades, su moral y su alma, que se pone a prueba en más de una ocasión.

"Showgirls" (1995)

Verhoeven vuelve a crear polémica

De nuevo, Paul Verhoeven buscaba llamar la atención y, de paso, unos cuantos problemas con los distribuidores estadounidenses de cine, como ya pasara con su obra maestra “Robocop.

Verhoeven satura la película con luces chillonas y neones rosas para adentrarnos en el mundo más hortera y kitsch de Las Vegas, en concreto en un cutre-local de striptease donde nos ofrece todo tipo de escenas calenturientas, para después pasar a un lujoso salón de espectáculos eróticos, donde el baile, las lentejuelas y el colorido llenan la pantalla.

Hay que entender que el director busca, en las escenas más escabrosas, siempre un sentido grotesco o tosco, del sexo en este caso (como ya hiciera de los asesinatos en Robocop), al gusto del cine del norte de Europa.

Reparto para un triángulo amoroso

En lo referente al reparto, los productores tuvieron la intención, en un primer momento, de que el papel de Nomi Malone fuera para Drew Barrymore, y el de Cristal Connors para Madonna. Obviamente, no lo consiguieron.

Al final, Showgirls lo protagonizó una incipiente Elizabeth Berkley, estrella de televisión conocida por la serie juvenil “Salvados por la Campana“. Todo un gancho, como ya hemos comentado.

Elizabeth Berkley en "Showgirls" (1995)

Quizás esta actriz quiso dar un cambio en su imagen profesional, pero al final lo único que cosechó fue un aluvión de críticas por las abundantes escenas de desnudo, justificadas en la trama pero que devaluaban su actuación a los ojos de la crítica.

En el triángulo amoroso-sexual, el personaje masculino recayó en Kyle MacLachlan, conocido hasta la fecha por la serie Twin Peaks (posteriormente aceptaría otros escabrosos papeles como el de “Sexo en Nueva York“, pero esa es otra historia).

Elizabeth Berkley y Kyle MacLachlan en "Showgirls" (1995)

Fueron muchas y muy duras las críticas que le llovieron a la película que, sin embargo, fue un récord de recaudación; todo un éxito para una película que fue calificada para adultos en la mayoría de los países.

No es un mal film

Realmente, aunque no se trate de un clásico del cine, tampoco es justo decir que se trata de un truño. Showgirls no es peor que Striptease, Jade o Instinto Básico 2, por poner otros ejemplos de películas de corte erótico que sí que fueron un fiasco.

Quizás, retomando lo más cándido de la película (si es que lo tiene) Hollywood aprovechó, años después, a reinventar la película con ese producto tan acaramelado e infantiloide como “El Bar Coyote“.

 

1 Comentario

Deja un comentario