Siempre me ha fascinado la expresión "La Última Frontera"

Alaska: la última frontera

 

Alaska: el Estado 49 de Estados Unidos

Los pobladores de Alaska llaman a su Estado precisamente así, "la última frontera", y la verdad es que no es para menos.

Alaska comenzó a fascinarnos desde que vimos, por casualidad, la película que narraba la vida de Christopher McCandless en una de las zonas más agrestes de este Estado salvaje.

El 3 de enero de 1959, Alaska pasó a convertirse en un Estado más de los Estados Unidos, concretamente el número 49 de los 50 que lo componen actualmente.

Por cierto, un dato curioso es que, algunos siglos antes, los españoles reclamaron los derechos que un viejo documento les daba sobre la costa oeste de Norteamérica, que incluía Alaska.

Es más, el propio rey Carlos III de España organizó varias expediciones a la región para intentar colonizarla. Las expediciones de Bruno de Heceta y Alejandro Malaspina han dejado para la posteridad algunos topónimos en la región, como el Glaciar Malaspina o la ciudad de Valdez.

Fiebre del oro de Klondike (Foto de 1898)El 18 de octubre de 1867, el Secretario de Estado estadounidense William H. Seward llevó a cabo la compra de Alaska a Rusia por 7,2 millones de dólares (a razón de 2 centavos el acre).

Desde entonces, cada 18 de octubre se celebra el "día de Alaska".

Rusia decidió vender esta tierra a los estadounidenses debido a que se encontraba en un momento de debilidad económica y a que consideraban Alaska una tierra baldía y demasiado agreste como para sacar provecho de ella.

La compra de este territorio fue muy criticada durante un tiempo, hasta que se descubrieron yacimientos de oro en Yukón, un descubrimiento que provocó la denominada "fiebre del oro de Klondike" durante la última década del siglo XIX.

Fiebre del oro de Klondike

 

Geografía de Alaska

El estado de Alaska limita al este con el territorio de Yukón y la Columbia Británica, Canadá, y está separado de Rusia por el estrecho de Bering.

Este estrecho es de una importancia crucial para la historia del continente americano, pues la mayoría de los pueblos nativos americanos, si no todos, se formaron por tribus de gente que cruzó el estrecho de Bering antes de emigrar hacia el sur del continente.

Los principales asentamientos se establecieron en Juneau, Nome y Fairbanks.

Alaska: la última frontera

Aunque la capital de Alaska es Juneau, la ciudad más importante y conocida es Anchorage (de la que, curiosamente, oí hablar por primera vez en mi tierna infancia ¡leyendo las aventuras del pato Donald y sus sobrinos!).

Y es que Juneau, aun siendo la capital y estando situada en tierra firme, es inaccesible por tierra, pues ninguna carretera conecta Juneau con el resto del sistema estadounidense de autopistas.

 

Vías de comunicación entre Alaska y los Estados Unidos

Estados Unidos trató de mejorar, durante las primeras décadas del siglo XX, las comunicaciones entre Alaska y el resto de los Estados Unidos (por ferrocarril) así como promover la colonización del valle de Matanuska. Sin embargo, la Segunda Guerra Mundial y las batallas navales en las islas Aleutianas con Japón cambiaron el rumbo de la política de los EE.UU. en los asuntos de Alaska.

Así, en 1942, se construyó, en unos pocos meses, una carretera de comunicación (la Autopista Alcan) para garantizar la defensa del Territorio de Alaska, a la vez que establecieron nuevas bases militares y se promovieron asentamientos civiles. El final de la guerra mundial y el comienzo de la Guerra Fría aceleraron la necesidad de integrar este territorio a la Unión.

 

El petróleo de Alaska

El descubrimiento de importantísimos yacimientos petrolíferos ha permitido un enorme crecimiento económico en Alaska durante las últimas décadas, pese al aislamiento geográfico y a las duras condiciones de vida. El mayor hito de su desarrollo ha sido la construcción, a partir de 1974, del Trans-Alaska Pipeline, un oleoducto de 1.269 km que une la Bahía de Prudhoe con el puerto de Valdez. Pero el petróleo también ha sido el origen de desastres, como el accidente ocurrido en 1989 cuando el superpetrolero Exxon Valdez encalló en las aguas de Alaska y provocó una marea negra que ha sido calificada como uno los mayores desastres ecológicos de la historia, el desastre del Exxon Valdez, un accidente que hoy día sigue teniendo efectos sobre la naturaleza.

Este desastre ha generado miles de páginas sobre ecologismo e incluso algunas películas relacionadas con el tema como "En Tierra Peligrosa", protagonizada por Steven Seagal.

Por otro lado, Alaska es conocida por su clima.

El clima en el interior de Alaska es realmente extremo, especilamente en la zona de Fairbanks, donde los termómetros pueden llegar a marcar los 30º en verano, para desplomarse hasta los -20 °C en invierno.

Alaska: la última frontera

Algunos datos curiosos sobre Alaska:

  • Es, además de Hawai, el único Estado del territorio de los Estados Unidos no limítrofe con el resto del país.
  • Posee más kilómetros de costa que todos los Estados unidos juntos.
  • Es el estado más grande del país, con una superficie total de 1.717.854 km².
  • Alaska es una de las última zonas salvajes de la tierra, albergando especies como alces, ballenas, lobos y osos polares.
  • Posee 3 millones de lagos, 5.000 glaciares y el pico más alto de norteamérica, el Monte McKinley, con 6.194 metros de altitud.
  • Los EE.UU. compraron Alaska a los rusos en 1867 por 2 centavos el acre, sumando un precio total de 7,2 millones de dólares de la época.
  • Su capital, Juneau, es inaccesible por tierra, dado que ninguna carretera conecta esta ciudad con el resto de la red  de carreteras de Estados Unidos.
  • El verdadero nombre de la ciudad más grande, Anchorage, es el de Municipalidad de Anchorage, si bien, la ley estatal le ha dado consideración de "ciudad de birio-birio".
  • Dobla con creces la superficie de Texas pero aquí solo vive medio millón de personas.
  • Si Nueva York tuviera la misma densidad de población que Alaska, solamente tendría 16 habitantes.
  • Los estadounidenses tienen una imagen de los habitantes de Alaska como de hippies chiflados con ganas de aventura y una forma extraña de vivir en sociedad (algo que puede verse representado en forma de comedia en la serie "Doctor en Alaska").

 

La división política de Alaska

Por último, un dato realmente curioso es el de la división política de Alaska.

El estado de Alaska no está dividido en condados como los otros restantes estados (a excepción de Louisiana que se divide en parroquias), sino que se divide en “boroughs organizados.

La mayoría de las ciudades más pobladas de Alaska forman parte de alguno de los dieciséis boroughs organizados, similares a los condados, si bien, los boroughs organizados no cubren la totalidad de la superficie de Alaska, conociéndose el resto del estado como el "borough no organizado".

En Alaska existen cinco ciudades-borough consolidadas: Juneau, Haines, Sitka, Yakutat, así como la ciudad más grande del estado, Anchorage.

 

1 Comentario

Deja un comentario