Hace 11 días que comenzamos el año nuevo.

kagamibiraki o kagami hiraki (鏡開き)

 

La tradición de partir el mochi

En Japón existe una tradición, bastante en desuso, llamada kagamibiraki o kagami hiraki (鏡開き) que se celebra precisamente el 11 de enero.

kagami mochiEl nombre de kagamibiraki significa "rotura o apertura de espejo" (a la mitad o como abriendo un libro) y consiste en partir un mochi (dulce hecho de arroz con textura gomosa) especial preparado para la ocasión llamado "kagamimochi" (mochi de espejo).

Dicho mochi lleva colocado desde la nochevieja en un altar (o en el tokonoma, en el caso de que se celebre en casa) como ofrenda a las divinidades shinto que, según la creencia, visitan la tierra por año nuevo. Por eso, después de tantos días expuesto al aire, el mochi toma una textura más rígida, por lo que se quiebra fácilmente con las manos.kagami mochi partido

De hecho, debe hacerse con la mano o con un pequeño mazo y nunca con un cuchillo, puesto que eso tendría una connotación negativa similar a romper los lazos o las relaciones.

La ceremonia, como todas las de shinto, tendría como objeto la buena suerte (en este caso, la buena suerte para el nuevo año), si bien, según otras fuentes, el mochi partido representa un espejo en el que mirarse y reflexionar sobre los errores cometidos en el año que acaba de pasar, con el objetivo de volver a cometerlos en el nuevo año.

 

La ceremonia en grandes ocasiones y eventos

En algunas ocasiones, cuando la ceremonia es ante mucha gente, en vez de romper un kagamimochi se rompe una cuba de sake en la ceremonia.

Por eso, en la actualidad, esta tradición también se lleva a cabo en bodas, fiestas de pueblos o comunidades, sociedades, agrupaciones, empresas, e incluso eventos deportivos.

kagamibiraki o kagami hiraki (鏡開き) 

También es bastante típico celebrar esta ceremonia en los dōjōs de artes marciales.

 

Orígenes de la tradición del kagamibiraki con sake

Históricamente, hace unos 300 años, el cuarto shōgun Tokugawa instauró esta ceremonia.

Parece ser que justo antes de celebrarse una batalla, el shōgun llamó a su daimyō para reunirse en su castillo y abrir un barril de sake para brindar por la buena suerte. La batalla fue un éxito, por lo que desde entonces quedó instaurada esta ceremonia.

 

Deja un comentario