Nos hemos pasado todo el viaje por Estados Unidos hablando de esta película y habíamos prometido verla al regresar.

Así que ayer por la noche decidimos volver a ver "La Roca" ("The Rock", 1996).

Un grupo de militares de cuerpos de élite declarados en rebelión toman a 81 personas como rehenes dentro de la cárcel de Alcatraz (San Francisco) comandados por el general del Cuerpo de Marines de los Estados Unidos, Francis Hummel (Ed Harris), veterano y héroe de guerra, hastiado de ver como el Gobierno de su país da la espalda a los caídos en combate en intervenciones militares ilegales y secretas, así como a sus familias, que no reciben la correspondiente ayuda del Estado.

Para presionar al Gobierno a que pague dichas indemnizaciones a los familiares de los caídos, Hummel y sus hombres asaltan un arsenal naval, robando 15 misiles cargados con un gas tóxico denominado Vx, y amenaza con dispararlos contra la ciudad de San Francisco si no se le entrega la suma de 100 millones de dólares, que él se encargará de repartir entre los familiares de los caídos.

Para la liberación de los rehenes, el Gobierno se ve obligado a confiar en un funcionario del laboratorio de armas químicas del FBI, Stanley Goodspeed (Nicolas Cage), y en el único hombre que en el pasado fue capaz de escapar con vida de "la Roca": el agente británico John Mason (Sean Connery), quien durante la década de 1960 había sido encarcelado allí acusado de espiar para el gobierno británico, robando unos microfilmes con toda la historia oscura de los Estados Unidos.

El film podría dividirse en dos partes. La primera es la que realmente tiene interés. En ella se explican las razones que llevan al coronel Hummel a tomar la prisión de Alcatraz con algunos rehenes y a amenazar con bombardear la bahía de San Francisco con un gas altamente mortal.

La segunda parte es simplemente acción sin complicaciones.
La persecución por las calles de San Francisco es trepidante y se nota que incurrieron en un presupuesto elevado para filmarla.

Pacific St con Jones St

El director, al igual que en otros de sus trabajos, añade algunos guiños de humor al film, aunque unos más acertados que otros, como el comentario acerca del aspecto "grunge" de Sean Connery al salir de la cárcel, o la última escena, en la que consiguen hacerse con los microfilms secretos.

En cuanto al reparto, además de nuestro querido Nicolas Cage que, como viene siendo habitual, recibe malas críticas (cosa que nos da absolutamente igual), encabeza el reparto el genial Ed Harris, un actor impresionante y tremendamente versátil cuyo papel de general Hummel parece hecho para él.

La película es particularmente agradable para quienes conocemos la ciudad de San Francisco y, por supuesto, la isla de Alcatraz. El director se recrea con numerosas escenas de la ciudad y de la isla, a cuál más impresionante.

A pesar de no ser, para nuestro gusto, una de las mejores películas de acción que hayamos visto, lo cierto es que las críticas son mejores de lo que cabría esperar. Ese puede ser un buen motivo para que la vean quienes aún no lo hayan hecho. 

Pero si hay algo que resaltar de este film es la impresionante banda sonora, a cargo del genial Hans Zimmer. El tema principal realmente pone los pelos de punta.

Nunca olvidaremos el momento en el que entrábamos a toda velocidad en San Francisco con el Mustang escuchando este tema a todo volumen…

Y, cómo no, también suena en el film este famoso tema de Scott McKenzie:

 

Actualización del 12 de agosto de 2014:

Ayer por la noche volvimos a verla y nos reafirmamos en lo dicho: la película se divide en dos partes claramente diferenciadas. Nos quedamos con la primera mitad.

Por cierto, realmente el director abusa de los planos de traveling, una técnica de la que volvió a abusar en "Pearl Harbor".

 

Deja un comentario