Ayer por la noche vimos “Million Dollar Baby“, una película del genial Clint Eastwood del año 2004.

Hace tiempo que queríamos ver esta película, pero nunca nos animábamos porque habíamos oído ciertos comentarios sobre ella (gracias a todos los bocazas que nos desvelaron parte del final) pero tranquilos, porque no desvelaremos ningún dato importante del argumento.

Sinopsis

"Million Dollar Baby" (Clint Eastwood, 2004)La película cuenta la historia de Maggie Fitzgerald, una chica con un pasado familiar triste y desarraigado, cuyo mayor sueño es ser boxeadora.

Clint Eastwood, que encarna a Frankie Dunn, un veterano entrenador de boxeo al final de su carrera, acabará siendo quien prepare a Maggie, quien está empeñada en lograr su sueño a pesar de tener una edad en la que tendría que pensar en retirarse de ese mundo y no en entrar en él.

"Million Dollar Baby" (Clint Eastwood, 2004)

Morgan Freeman es el encargado de la limpieza del gimnasio que regenta Eastwood en Los Angeles y también el brazo derecho de éste, amigo suyo desde las épocas en que peleaba en el rink y era una gran promesa del boxeo. Irónicamente, es Freeman la persona que suele ver todo lo que sucede alrededor de la vida de las personas que entrenan en dicho gimnasio a pesar de haber perdido la vista de uno de sus ojos muchos años atrás.

"Million Dollar Baby" (Clint Eastwood, 2004)

Gran película aunque con inconsistencias

La película tiene un comienzo que engancha al espectador y, las primeras escenas de Hilary Swank hacen que quedes totalmente atrapado por el argumento.

Quizás, la última media hora, tras la pelea en Las Vegas, sea algo más previsible y, con la polémica despertada tras su estreno, quizás también algo menos atractiva. Cuando el cine suena a panfleto suele perder algo de interés para nosotros.

Las escenas de Eastwood charlando con el sacerdote son la única parte del guión que nos parece inconsistente, mal enfocada y que no se explican por el resto del argumento.

A pesar de nuestras leves críticas, no nos cabe duda de que se trata de otra de esas joyas que el viejo Eastwood lleva a la gran pantalla, mostrando un mundo que parece olvidado en la vorágine del día a día.

El reparto

El papel representado por Morgan Freeman es un traje cortado a su medida. Recuerda, casi como un calco, al papel de Red en “Cadena Perpetua” (“The Shawshank Redemption“, 1994) tanto por su papel de observador cauto y cargado de experiencia, como por el recurso de su narración en off.

A Hilary Swank ya la vimos hace años protagonizando la mediocre secuela de “Karate Kid” titulada “La Nueva Generación“.

Un film imprescindible

Una película imprescindible para los amantes del buen cine, tanto si comulgas con la moraleja como si no.

Si aún no la has visto, ya es hora de que veas otra gran película sobre el mundo del boxeo, como ya fuera en su día “Toro Salvaje.

 

3 Comentarios

Deja un comentario