Ya se vislumbran los primeros rayos de sol después de la tormenta.

Si otros quieren que llueva, deberán bailar la danza de la lluvia con más ahínco.

Se siente…

Compartir
Artículo anteriorCABALLEROS DE CYDONIA
Artículo siguienteLA MUSA ROCKERA DE DEVON (II)

Nos gusta viajar, el cine y la música.
O sea, como todo el mundo… ¿o no?

Deja un comentario