Acabamos de volver a ver una de las mejores películas de los ’90.

Jackie Brown (1997) es, en nuestra opinión, una de las mejores películas de Quentin TarantinoPam Grier en "Jackie Brown" (1997)junto con su obra maestra, “Pulp Fiction“, tras su brillante ópera prima, “Reservoir Dogs y nuestra querida “Amor a Quemarropa” (aunque, en este caso, no como director sino como guionista).

Tras Jackie Brown, Tarantino se embarcó en el lamentable proyecto de “Kill Bill 1 y 2, tras el que volvió a la senda del cine de calidad con “Malditos Bastardos“.

Sinopsis

Jackie Brown (Pam Grier) es una azafata de vuelo que, necesitada de dinero, hace de correo para Ordell Robbie (Samuel L. Jackson), un traficante de armas buscado por la policía. Todo parece ir bien, hasta que un día, tras volver de un vuelo, es sorprendida en la aduana del aeropuerto y acusada de tráfico de drogas y evasión fiscal.

Para evitar ingresar en prisión, la policía le ofrece a Jackie una única salida: ayudarles a atrapar a Ordell.

Pam Grier en "Jackie Brown" (1997)

Basada en una novela

La película está basada en la novela “Rum Punch (“Un Cóctel Explosivo“) de Elmore Leonard. En realidad, no solo está basada, sino que Tarantino extrajo los diálogos del libro tal cual, sin apenas modificarlos.

Homenaje al “blaxploitation

Cartel de "Jackie Brown" (1997)Si una cosa se ha podido comprobar en las últimas dos décadas es que Tarantino es un auténtico viciado friki del cine de videoclub (como alguna vez ha reconocido en entrevistas). Su época favorita del cine parece ser la década de los ’70 a juzgar por la enorme cantidad de guiños y homenajes que hace al cine de esa época.

Esta película está considerada como el homenaje de Tarantino al blaxploitation (como ya fuera “Reservoir Dogs” su particular homenaje al cine negro de grandes atracos frustrados, “Pulp Fiction” la que homenajeaba al cine sobre el crimen organizado, y “Kill Bill” a las películas de artes marciales de serie B).

Al igual que sucediera con “Pulp Fiction“, el director vuelve a rescatar a viejas estrellas del cine. En este caso se trata de Pam Grier y Robert Forster, actores que alcanzaron su máxima gloria en películas de los ’70.

De hecho, Pam Grier fue, en esa década, el máximo exponente del género blaxploitation, de enorme éxito en los Estados Unidos en la década de los ’70 y principios de los ’80.

Y como en “Pulp Fiction“, llena el resto del reparto de figuras de primer orden como Robert De Niro, en el papel de un ex-convicto cansado, muy rudo y de  pocas palabras, Bridget Fonda, intrepretando a una de las chicas de Ordell, una pijita ultrabronceada y fumadora de grifa, o Michael Keaton, un inteligente aunque excesivamente egocéntrico policía que va tras de Ordell, Ray Nicolette.

Bridget Fonda en "Jackie Brown" (1997)

Novedades narrativas y estilo típicamente tarantinesco

Una de las cosas más curiosas de este film es el ritmo pausado de la narración, en contraposición al estilo mostrado por Tarantino hasta la fecha, así como el carácter más creíble de los sucesos, y el final mucho más intrigante e interesante que sus predecesoras.

Samuel L. Jackson en "Jackie Brown" (1997)

Eso sí, la firma de Tarantino se mantiene, con largas conversaciones, a ratos intrascendentes, la violencia injustificada, el ambiente sórdido y algo casposo, la música de la banda sonora magistralmente elegida, un sinfín de situaciones inesperadas, un buen número de momentos bochornosos o el abuso de flashbacks.

Robert De Niro en "Jackie Brown" (1997)

Nostalgia ante el paso del tiempo

Jackie Brown es un homenaje al blaxplotation setentero, pero también una mirada nostálgica al paso del tiempo. Los personajes de Pam Grier y Robert Forster se encuentran cansados de sus vidas y sin un rumbo fijo. Tras una vida peligrosa, parecen no haber conseguido el éxito, y se dedican a cuestionarse el proceso de envejecer.

Pam Grier en "Jackie Brown" (1997)

Robert Foster en "Jackie Brown" (1997)

Luz de gas

La película fue muy criticada por los seguidores de Tarantino, por ser de un estilo muy diferente al del de sus dos predecesoras.

En realidad, lo que tuvo que sufrir esta gran película fue el efecto “luz de gas”. Con un coste de 12 millones de dólares y una impresionante recaudación en todo el mundo de unos 72 millones no fue, sin embargo, capaz de superar a “Pulp Fiction, en la que se invirtieron 8 millones de dólares arrasando las taquillas del planeta con una recaudación de casi 214 millones.

Con esas cifras es imposible competir.

En resumen, la crítica alabó Jackie Brown pero el público le dió en parte la espalda.

En nuestra opinión, el problema pudo estar en la promoción. La que se hizo de “Pulp Fiction” fue extravagantemente elevada, frente a la de este film, que brilló por su ausencia.

Para nosotros, se trata de una película imprescindible en la filmografía de Tarantino, recomendada para (casi) todos los públicos, especialmente para los más exigentes.

 

Deja un comentario