Ayer por la tarde recibimos un email de SEUR indicándonos que le había sido imposible hacernos entrega del envío porque la dirección que le habían facilitado era incompleta.

No, más bien deberían haber dicho que su cerebro y su profesionalidad están incompletos.

Otros años hemos hecho el mismo pedido a la misma empresa y nos ha llegado correctamente.

El fallo era, claramente, de SEUR.

 

Pues bien, esta mañana nos hemos ido a donde Cristo dió las tres voces, que más o menos es el Polígono San Cristobal, a recoger el envío al propio almacén de SEUR.

Hemos llegado no sin dificultades (¡¡odio los polígonos!!) y allí nos hemos enterado de que no podíamos recoger el envío "porque el trámite es diferente al de entrega", la cual hemos pactado para el lunes por la tarde.

Esperemos que al menos la documentación que esperamos esté correcta, porque si no, me parece que vamos a sudar de lo lindo, pues es imprescindible para el viaje.

En fin, será por por un motivo o por otro, pero al final estamos siempre a la carrera
 

 

Deja un comentario