No creo que haya alguien que aún no sepa quién pronunció estas palabras en 1971:

Ya sé lo que estás pensando. Si disparé las seis balas o sólo cinco. La verdad es que, con todo este ajetreo, también yo he perdido la cuenta. Pero siendo éste un Magnum 44, el mejor revolver del mundo, capaz de volarte los sesos de un tiro, ¿no crees que debieras pensar que eres afortunado?. ¿Verdad que sí, vago?

Cartel de "Harry, el Sucio" ("Dirty Harry", 1971)Ayer por la noche, decidimos volver a ver “Harry, el Sucio” (“Dirty Harry“, 1971), una película ya clásica, dirigida por Don Siegel y protagonizada por el duro Clint Eastwood en uno de sus papeles más emblemáticos. Todo un clásico del cine de acción que, por supuesto, alcanzó récords de taquilla el año de su estreno.

Sinopsis

Harry Callahan (Clint Eastwood) es un duro y sagaz policía de San Francisco apodado por sus propios compañeros de comisaría “el sucio por su agresiva forma de realizar su trabajo y porque siempre se encarga de los trabajos más desagradables."Harry, el Sucio" ("Dirty Harry", 1971)

Se le asigna el caso de un asesino en serie que ha matado ya a dos personas con un rifle de precisión desde las azoteas de los edificios y que, bajo el pseudónimo de “Escorpión”, intenta extorsionar al ayuntamiento para que le pague una cantidad de dinero a cambio de dejar de matar inocentes ciudadanos.

Todo un subgénero en sí mismo

Cuando pienso en el cine de los ’70, quizás la primera película que me viene a la cabeza es “Harry el Sucio“.

"Harry, el Sucio" ("Dirty Harry", 1971)Y es que, este film es todo un subgénero en sí mismo, y de tal éxito, que incluso la renuncia del protagonista a su puesto de inspector al final de la película no fue suficiente como para permitir que se quedara en una película única, sino que se convirtió en una saga a la que siguieron “Harry, el Fuerte” (1973), “Harry, el Ejecutor” (1976), “Impacto Súbito” (1983) y “La Lista Negra” (1988). Por cierto, ninguna de ellas dirigida por Siegel.

Un icono del cine policiaco de los ’70

Es todo un icono del cine policiaco de los setenta y, como tal, reune precisamente todos los elementos que adoro del cine de esa época.

Para empezar, no podía desarrollarse en otro sitio más que en San Francisco. Tal vez fue casualidad, quizás se debió a que el propio Eastwood nació allí y le era muy cómodo acudir al rodaje. No lo sé. Pero lo cierto es que, cuando pensamos en cine policíaco de finales de los ’60 hasta mediados de los ’70, nos imaginamos las persecuciones en coche por las calles en pendiente de esa ciudad, el Golden Gate, el viento fresco con el intenso sol, las chicas de California

Bahía de San Francisco en "Harry, el Sucio" ("Dirty Harry", 1971)

Promoción sin par de la ciudad de San Francisco

De hecho, esta película es, quizás, una de las que más ha contribuido a la popularidad de San Francisco más allá de las fronteras de Estados Unidos. El puente Golden Gate, la torre COIT, las calles con pronunciadas subidas y bajadas, el sonido de las campanas de los tranvíassi no fuera por “Bullitt“, parecería que el mundo no conoció San Francisco hasta que Harry el sucio se paseó por esa ciudad.

Bahía de San Francisco en "Harry, el Sucio" ("Dirty Harry", 1971)

Un duro cowboy de ciudad

Además, está el protagonista, que debe ser duro, justiciero, un cowboy de ciudad que dispara y después pregunta, en un ambiente de injusticias. En este caso, la injusticia se encuentra en el garantista trato que le dispensan al asesino en serie en el juzgado.

"Harry, el Sucio" ("Dirty Harry", 1971)

No deben faltar las persecuciones en coche, sobre todo tratándose de San Francisco. Obviamente, no incluye una persecución tan larga ni tan bien desarrollada como la de “Bullitt“, pero tampoco defrauda al espectador.

Clint Eastwood en "Harry, el Sucio" ("Dirty Harry", 1971)

Una obra maestra de Don Siegel y Lalo Schifrin

El ritmo que imprime Don Siegel al film es magistral. No cansa, no aburre, pero tampoco satura el exceso de acción, acompañada de una magnífica banda sonora compuesta por uno de los genios de la época, Lalo Schifrin.

Eastwood nos muestra al Jed Cooper de “Cometieron Dos Errores“, pero vestido de traje y empuñando un revolver Magnum 44.

"Harry, el Sucio" ("Dirty Harry", 1971)

Prohibida por exceso de violencia

Mucha violencia para la época, tanto física como verbal. Por ese motivo, la película estuvo prohibida en Finlandia hasta 1972 y censurada en Noruega y Portugal. También estuvo censurada, en España, una escena de desnudo (que se nota en el cambio de doblaje de la versión íntegra en esa escena).

Todo el film se rodó en exteriores reales en San Francisco a excepción de la escena del atraco, que decidió filmarse en estudio para mayor seguridad.

Escena del tiroteo de "Harry, el Sucio" ("Dirty Harry", 1971)

El Smith & Wesson calibre 44 Magnum

El personaje de Callahan contribuyó a popularizar el revólver Modelo 29 calibre 44 Magnum de Smith & Wesson, provocando un incremento en las ventas de este modelo, que sigue siendo popular más de cuarenta años después, como desmuestra el hecho de que, en 2011, cuando decidimos ir a pasar una tarde a un negocio de alquiler de armas en Las Vegas (Nevada), nos ofrecieron ese revolver dentro de una oferta denominada “Harry, el Sucio”. Muy curioso.

Cartel de "Harry, el Sucio" ("Dirty Harry", 1971)No obstante, hay un dato curioso que desconocíamos respecto a este arma. En las primeras escenas que se rodaron, tuvieron que utilizar un Remington calibre 41 Magnum, porque aún no había ningún calibre 44 para rodar, y porque externamente son iguales. Simplemente, no rodaron ningún plano de frente, para evitar que se notara la diferencia de calibres en el orificio del cañón.

Por cierto, en la escena de la huida de los atracadores del banco, se puede ver un cine en el que se está proyectando “Play Misty for Me” (“Escalofrío en la Noche“), dirigida por Eastwood ese mismo año y su primer trabajo como director, en la que, por cierto, Don Siegel aparece en un pequeño papel como actor.

 

Deja un comentario