Japón Secreto: descubre el Japón que no sale en las guías

En un afán de revisión (que nos permite el formato DVD) de mis películas de la infancia, el otro día estuvimos viendo “El Castañazo” (“Slap Shot“, George Roy Hill, 1977).

Sinopsis

Reggie Dunlop (Paul Newman) es un veterano jugador y capitán de un equipo de hockey sobre hielo semiprofesional, los Charlestown Chiefs, que lleva algunas temporadas en declive.

Paul Newman en "El Castañazo" ("Slap Shot", George Roy Hill, 1977)El equipo está formado por un puñado de perdedores que solo sueñan con buscar una vida más tranquila y un empleo en la fábrica de automóviles de la ciudad cuando se retiren del hockey.

"El Castañazo" ("Slap Shot", George Roy Hill, 1977)

El dueño del equipo decide tirar la toalla tras las numerosas derrotas y le comunica a Dunlop que echará el cierre al terminar la temporada.

Los Hanson comprando un refrescoReggie, para el que el hockey es el único modo de entender la vida, se ve obligado a mentir a su equipo prometiéndoles que lo que en realidad quiere hacer el dueño del club es vender el equipo a un millonario grupo de inversores de Florida que están muy interesados en reflotar un equipo de calidad.

En ese momento Dunlop tiene que ir a la estación a recoger a tres nuevos jugadores que acaba de fichar el club. Se trata de los hermanos Hanson, un trío de gafotas con comportamientos agresivos e infantiles que le hace pensar a Dunlop que no son más que una panda de anormales.

Los Hanson jugando con cochecitos

Sin embargo, su juego increíblemente agresivo resulta muy efectivo y el equipo comienza a anotar varias victorias consecutivas, mientras comienzan a ganarse la fama de matones.

"El Castañazo" ("Slap Shot", George Roy Hill, 1977)

La única promesa del hockey que tiene el equipo, Ned Braden (Michael Ontkean), el mayor anotador de la Liga Federal de Hockey además del único graduado universitario, comienza a estar en contra de la nueva forma de juego del equipo, y de la agresividad de los Hanson.

Los hermanos Hanson en "El Castañazo" ("Slap Shot", George Roy Hill, 1977)

Pero la realidad es que los Chiefs comienzan a tener más y más fans, a llenar las gradas y a ganar dinero y títulos.

Fuera de la cancha, Dunlop vive una vida desordenada, saltando de cama en cama y viviendo de noche.

Internet en Japón

La cara más gamberra del deporte profesional

Michael Ontkean en "El Castañazo" ("Slap Shot", George Roy Hill, 1977)Olvídense de películas épicas que ensalzan los valores del deporte y la superación personal. Esta película es una absoluta gamberrada llena de agresividad y contravalores.

Es una de las películas más llena de excesos y diversión que hemos visto.

Descubre San Francisco con las mejores experiencias, excursiones y visitas guiadas

Además, los atuendos que luce Paul Newman son impagables. Una película de estética ideal para los que nos gusta la moda decadente de mediados de los ’70.

Paul Newman en "El Castañazo" ("Slap Shot", George Roy Hill, 1977)

Para algunos críticos, se trata de una sátira feroz acerca del deporte de competición. Se observa además un reflejo de la sociedad de entonces, en plena crisis económica y en proceso de reconversión industrial.

"El Castañazo" ("Slap Shot", George Roy Hill, 1977)Cartel original de "El Castañazo" ("Slap Shot", George Roy Hill, 1977)Paul Newman interpreta el que quizás sea el papel más canalla de toda su carrera.

La película está llena de momentos delirantes, como el de los Hanson intentando comprar un refresco en una máquina de bebidas de la estación, o cuando Braden se harta de todo al final del film, o cuando el autocar llega de noche a un pueblo hostil a jugar, amén de las escenas “deportivas” y de vestuario, claro.

Sin duda, una película muy entretenida con un trasfondo social (¿o no?).

 

 

 

 

 

Magnífica dirección y banda sonora

Un gran trabajo de un gran director.

Desde luego, cuando un director es bueno, es bueno.

No olvidemos que Roy Hill dirigió tambien “Dos Hombres y Un Destino” y “El Golpe. Dos clásicos como la copa de un pino…

En cuanto a la banda sonora, suenan notables éxitos de los ’70, como “Right Back Where We Started From” de Maxine Nightingale:

y otros como “Sorry Seems To Be The Hardest Word” de Elton John o “You Make Me Feel Like Dancing” de Leo Sayer.

La película se rodó entre Pensilvania y Pittsburgh, sobre todo en un pueblo llamado Johnstown, al que se le renombró Charlestown en el film.

Por cierto, ¿¿soy el único al que los hermanos Hanson le recuerdan a LOS RAMONES??

Nada más.

Actualización de 4 de octubre de 2010:

Añadimos un pequeño video representativo

 

Deja un comentario