Acabamos de visitar y disfrutar de las playas de arena blanquísima que tantas veces han servido de estandarte a California, a sus chicas, a sus surfistas…

Ahora podemos hacernos a la idea del ambiente que rodeó a Jim Morrison y su banda en los albores de una revolución musical.

 

Deja un comentario