Las últimas elecciones en México han sido sangrientas.

El pasado domingo, 30 millones de mexicanos estaban llamados a las urnas para elegir a los gobernadores de doce estados, tras una disputada campaña electoral donde impactaron con fuerza las incursiones asesinas de los cárteles de la droga y las controvertidas alianzas entre izquierda y derecha.

Los conservadores del Partido Acción Nacional (PAN, actualmente al frente del Gobierno Federal) y sus históricos rivales, el Partido Revolucionario Institucional (PRI, que estuvieron 71 años en el poder), afrontan la cita con las urnas como un adelanto de lo que podría suceder en las presidenciales que se celebrarán dentro de dos años.

Los doce estados en pugna eran Aguascalientes, Chihuahua (donde se encuentra Ciudad Juárez), Durango, Hidalgo, Oaxaca, Puebla, Quintana Roo, Sinaloa, Tamaulipas, Tlaxcala, Veracruz y Zacatecas. Actualmente, nueve de ellos pertenecen al PRI, dos al PAN y otro al PRD.

Foto tomada por nosotros en Ciudad Juárez el pasado agostoLos cárteles del narcotráfico han estado lamentablemente presentes en estas elecciones, perpetrando algunas acciones violentas.

De todas esas acciones, la más importante ha sido el asesinato de Rodolfo Torre Cantú, candidato del PRI, a quien se daba como ganador en las elecciones a gobernador de Tamaulipas.

Torre Cantú fue interceptado la pasada semana por un grupo de sicarios disfrazados, al parecer, con uniformes de la Marina y asesinado a tiros junto a cuatro personas de su séquito.

En pocas horas se acordó que buscar un sucesor a Rodolfo y se eligió a su hermano Egidio.

Pero semanas antes de este atentado en Tamaulipas, los asesinos del narcotráfico, también acabaron con la vida de un candidato a alcalde del PAN y de su hijo en la zona conocida como la “frontera chica”, donde este partido tuvo dificultades para hallar candidatos por las constantes amenazas de muerte de las bandas de narcos.

También los narcos asesinaron a un alcalde en Chihuahua, el estado más violento del país, donde se ubica la conflictiva Ciudad Juárez, y lanzó granadas contra sedes de los partidos políticos en Sinaloa.

Foto tomada por nosotros en Ciudad Juárez el pasado mes de agostoEn apenas cuatro años México ha pasado de aparecer en los medios de comunicación por motivos económicos a hablarse de este país por sus secuestros y asesinatos.

En este periodo, la violencia vinculada al crimen organizado y el narcotráfico ha dejado más de 22.700 muertos. El recrudecimiento de los cárteles coincide con la medida tomada por el presidente Felipe Calderón de lanzar una ofensiva militar contra esta lacra. El pueblo, por su parte, se resigna a la situación, como pudimos constatar nosotros mismos el año pasado.

Incluso un informe confidencial del gobierno de Calderón, filtrado a la prensa, señalaba que, hasta el momento actual, el año 2009 ha sido el más violento, con 9.635 asesinatos, siendo el estado de Chihuahua el más afectado.

Concretamente en la fronteriza Ciudad Juárez es donde se comenten el mayor número de homicidios violentos. Y es que es en este lugar dondelos cárteles de Sinaloa y Juárez se disputan el control del tráfico de drogas hacia Estados Unidos. Su situación geográfica, colindante con la primera potencia mundial, es uno de los motivos que explican la violencia en México.

Deja un comentario