De nuevo la cotización de las divisas más importantes del mundo vuelve a ser noticia.

En el exterior del edificio de la Reserva Federal de Estados Unidos en Manhattan

La actual fortaleza del yen y las devaluaciones del dólar

La fortaleza del yen se está convirtiendo en un problema para Japón, como ya comentamos hace un mes.

La moneda tiene ahora mismo un valor frente al dólar que ronda su nivel más alto en 15 años, mientras la moneda americana sigue sumida en una debilidad más que pasajera.

El ministro de Finanzas de Japón se ha quejado del peligro que supone el excesivo y desordenado cambio de divisas, si bien, una intervención en el mercado de divisas parece poco probable, por el momento.

Aunque, por el mismo motivo, Japón espera que la Reserva Federal de Estados Unidos no imprima más dinero, pues provocaría otro descenso en la valoración del dólar y, por lo tanto, la apreciación relativa del yen.

Contando yenes (Foto: Yonhap)

No hay que olvidar que los últimos datos económicos de Japón son desalentadores, y la recuperación de Japón continúa asentándose sobre unas exportaciones que se tambalean.

Si Estados Unidos continúa sin salir de la crisis, sentirá la necesidad de reactivar su economía, y es posible que lo haga devaluando más el dólar, por la vía de la creación de más billetes.

Actualmente, los datos de la economía estadounidense siguen marcando una debilidad, pero no son malos.

Billete de cien dólaresSi la Reserva Federal mantiene su confianza en la recuperación gradual de la economía americana, tal vez las plegarias de las oraciones de Japón sean escuchadas y el yen se deprecie.

 

Los efectos de un yen sobrevalorado

De momento, la fortaleza de la moneda japonesa está siendo un problema, como bien saben en Nintendo, pues la fortaleza del yen ha provocado que Nintendo registre pérdidas en el primer trimestre del año fiscal japonés, lo que ha forzado a Nintendo a reducir el precio de su consola DS en Europa y Japón.

En lo que respecta a nosotros los europeos, hace apenas tres meses, muchos economistas y expertos apostaban por la caída del euro e incluso su desaparición.

Ahora, a pesar de subir casi el 12% desde los mínimos de cuatro años del 7 de junio (1,1877 dólares por euro),  algunos de ellos siguen pensando que el futuro del euro sigue siendo bastante negro, según el diario El Economista.

De momento, lo que sabemos es que el dólar sigue en valores aceptables para los que, de vez en cuando, lo utilizamos (para viajar o para comprar por internet), mientras el yen se encuentra en valores realmente malos para poder plantearse un viaje a Japón…

De todas maneras, tampoco es buena idea asustarse por la cotización del euro frente a las otras dos monedas porque, de momento, el futuro de nuestra moneda parece algo más halagüeño.

 

Deja un comentario