Por alguna razón, me ha venido al recuerdo el subyugante tema musical que servía para comenzar el extraño pero interesante programa “El Planeta Imaginario”.

En una década en que la Televisión Española estaba razonablemente llena de programas de calidad (“La Bola de Cristal“, “Más Vale Prevenir“, “Segunda Oportunidad“, “Barrio Sésamo“, “Tres, Dos, Uno, ¡Contacto!“, por citar algunos), “El Planeta Imaginario” era una isla en medio de un océano.

La media hora de duración semanal derrochaba imaginación y, sobre todo, surrealismo.

Claro que, sabiendo que lo dirigía Miquel Obiols, conocido escritor catalán de literatura infantil y juvenil, no es de extrañar su alto nivel poético e imaginativo.

Nunca olvidaré el día en que se puso a contar, como un viejo cuentacuentos, una historia sobre una piedra que lanzó hacia un espejo. ¡Magnífica!

Pero, volviendo a la sintonía de cabecera, si os preguntais quién es su autor, os diremos que se trata de Claude Debussy. el tema se titula  “Arabesque nº1” y, en realidad, la que suena es una versión grabada con sintetizadores por el genial japonés Isao Tomita.

En la web “pop de los 80 he encontrado algo más de información sobre este programa:

La conductora del programa era Teresa Soler, ‘Flip’, que vivía acompañada de ‘Muc’, su amigo invisible en “El Planeta Imaginario”. El programa tenía como objetivo introducir a los niños en el mundo de la literatura y el arte, a través de personajes, decorados y situaciones muy originales y surrealistas. El personaje ‘Maletín’ (Josep Maria Gimeno), siempre estaba cargado de libros y era el encargado de traernos increibles historias, que se contaban a traves de cabezudos, siniestras marionetas o figuras de papel maché. Entre los actores habituales figuraban Àngels Aymar, Manel Barceló, Carmen Fortuny, Josep Maria Gimeno, Amparo Moreno, Pere Ponce, Ferran Rañé, Jordi Vila, Santi Arisa, Enric Serra, Inma Colomer, Tito Luccehetti, Montse Guallar y Anna Brianso, y el luego famoso Martí Galindo, en el papel de un siniestro niño vampiro de libros que absorbía la tinta de estos hasta dejarlos blancos. Parte de la animación nos la traían las compañias catalanas, de teatro “Vol Ras” y de títeres “Maduix“.

 

Deja un comentario