En breve colgaremos algunas fotos más correspondientes a este capítulo

 

Central Park es el parque más grande de Manhattan (casi 3,5 kilómetros cuadrados) y, probablemente uno de los parques urbanos más grandes del mundo (de hecho, es casi dos veces más grande que Mónaco y casi ocho veces más grande que la Ciudad del Vaticano).

Pero una de las cosas que más nos siguen llamando la atención de este parque son las vistas que se tienen desde allí, en que se mezclan los árboles y los rascacielos.

Hemos bajado en metro desde Harlem hasta la parada de Central Park West con la calle 71 más o menos (al lado del Museo de Historia Natural y del Planetario Hayden) y desde ahí hemos entrado en Central Park.

Central Park es, además del pulmón de la ciudad, un precioso "laberinto" diseñado con muy buen gusto, que esconde multitud de rincones "secretos" y mágicos, hasta el punto de que puede llegar a ser realmente difícil encontrar algunos lugares aun teniendo un mapa.

Para nuestro gusto, los lugares más especiales del parque son, entre otros, Tavern On The Green (y la 65th transversal en días de lluvia), Strawberry Fields, la pista de patinaje (de la que tenemos preciosos recuerdos y fotos del día de nochevieja), Bethesda Fountain o los pequeños rincones secretos del Lago.

Hemos estado paseando y visitando Bethesda Terrace (lugar en el que, por cierto, se rodó la escena del secuestro de la película de Mel Gibson titulada "Rescate") y el Bow Bridge (puente arqueado) del Lago. Al poco rato, Silvia se ha ido a acompañar a Javi al Madison Square Garden donde tenía entrada para ver a los Knicks enfrentándose a los actuales campeones, los Celtics.En Strawberry Fields, el monumento en homenaje a John Lennon

Mientras tanto, hemos aprovechado a acercarnos de nuevo, como hace un año, al Strawberry Fields, un lugar mágico y a la vez triste, si eres fan, como lo somos nosotros, de John Lennon.

Central Park es como es, y cuando menos te lo esperas te encuentras con un montón de niños intentando escalar en una estatua, pero no una estatua cualquiera, sino la de Alicia en el País de las Maravillas.

Lentamente se ha ido haciendo de noche y los árboles han ido tiñéndose de un color anaranjado mientras los rascacielos de alrededor empezaban a brillar con una miriada de titilantes lucecitas que se iban encendiendo.

Central Park es más que un parque; es el país de las maravillas.

En la estatua de Alicia en el País de las Maravillas

Deja un comentario