Ayer por la noche decidimos ver una comedia de las de antes.

Elegimos la relativamente desconocida “Un genio con dos cerebros” (“A man with two brains“, 1983), una película que no había vuelto a ver desde hace dos décadas.

Sinopsis

El Doctor Michael Hfuhruhurr (Steve Martin) es un eminentísimo neurocirujano, mundialmente famoso por inventar un nuevo método quirúrgico muy rápido y seguro para operaciones cerebrales.

Pero su fama y su dinero no le dan la felicidad desde que años antes muriera su esposa.

Pero un día, atropella accidentalmente a Dolores (Kathleen Turner), una mujer tan bella como ambiciosa y sin escrúpulos.

La guapa Kathleen Turner en "Un genio con dos cerebros" ("A man with two brains", 1983)

El doctor, tras salvarle la vida, decide casarse con ella.

Pero la belleza interior y exterior no siempre coinciden…

Comedia negra sobre el mito de la reanimación

Tras un argumento de no demasiada calidad se esconde una comedia negra que parodia de las películas de ciencia ficción sobre reanimación y científicos locos.

Steve Martin en "Un genio con dos cerebros" ("A man with two brains", 1983)

Se trata de un film bizarro que sigue el esquema de otras películas del género (“Aterriza como puedas“, “Top secret“) donde un endeble y estereotipado argumento se rellena con un sinfín de situaciones absurdas.

La sucesión de payasadas es, sin embargo, de mucha más categoría que las de películas posteriores como “Agárralo como puedas” o “Scary movie“.

Kathleen Turner y Steve Martin en "Un genio con dos cerebros" ("A man with two brains", 1983)

Un reparto de lujo

Por supuesto, el trabajo de Steve Martin es la esencia del film, sobre todo por su histrionismo exacerbado (superior al de trabajos posteriores).

Steve Martin en "Un genio con dos cerebros" ("A man with two brains", 1983)

La belleza del sex-symbol ochentero Kathleen Turner, con esa papel tan perverso, le da a la película un toque de sensualidad muy interesante.

La guapa Kathleen Turner en "Un genio con dos cerebros" ("A man with two brains", 1983)

Una sucesión de bufonadas

Hubo un tiempo en que esta película era, junto con “Aterriza como puedas”, una de mis comedias favoritas.

De hecho, el guión, basado en una sucesión de bufonadas, recuerda aún más al film aeroportuario.

Algunas de las escenas más absurdas:

El tiempo ha pasado y ya no me parece tan divertida y con humor tan fino como otras del género, especialmente si se trata de otras comedias protagonizadas por Steve Martin, como “Mejor solo que mal acompañado“.

Aún así, se trata de un film con altísimas dosis de humor absurdo, apto para toda la familia.

Steve Martin en "Un genio con dos cerebros" ("A man with two brains", 1983)

Una disparatada comedia difícil de encontrar

En resumen, “un genio con dos cerebros” es una disparatada comedia sin pretensiones llena de humor absurdo. Diversión sin complicaciones.

Bueno, en realidad sí que hay una complicación: la película es realmente difícil de encontrar en su versión doblada al español.

Deja un comentario